La boda de Eva Longoria y Tony Parker inspira a los pasteleros

ETIQUETAS

Estados Unidos (Agencia Showbiz). Aunque el idílico enlace que protagonizó la pareja derivó en un tormentoso matrimonio de menos de tres años y plagado de rumores de infidelidad por parte del deportista, todavía existe un elemento de esa celebración matrimonial que ha logrado resistir el paso del tiempo: la exclusiva tarta nupcial de intenso color rojo y cuatro pisos que degustaron todos los invitados de la mediática boda en el año 2007, una creación valorada en 40.000 dólares.

La originalidad y el éxito que caracterizaron el suculento postre ha motivado que una pareja de Michigan haya decidido darse el sí quiero haciendo una clara referencia al fiasco matrimonial de la actriz. Así, Tamika y Roosevelt Brewer presentaron a la encargada de su pastelería preferida --en la pequeña localidad de Saginaw-- el reto de copiar con exactitud la tarta que hizo de la boda de Eva y Tony un día inolvidable, un diseño por el que los dos enamorados han desarrollado una gran obsesión, pero que les ha llevado a solicitar una versión un poco más económica a la encargada de prepararla.

"Llevábamos mucho tiempo pensando en cómo sería nuestro pastel de boda, y a los dos se nos ocurrió al mismo tiempo que la tarta de Eva Longoria y Tony Parker sería perfecta para poner el broche de oro al banquete. No es que seamos unos fieles seguidores de ninguno de los dos, pero es verdad que nos llamó la atención que sorprendieran a todo el mundo con una tarta íntegramente de color rojo", explicaron Tamika y Roosevelt al portal de noticias local All Michigan Live, en el que también reafirmaron su compromiso por evitar que su boda tenga un desenlace similar al del mediático y extinto matrimonio.

"Nunca hemos sido supersticiosos por lo que no nos importa mucho que esto pueda verse como una negativa premonición sobre nuestro futuro. Afortunadamente, lo único que vamos a copiarles es el diseño", bromeó Tamika.

El majestuoso pastel que acaparó el protagonismo durante la celebración matrimonial de Eva Longoria presentaba una receta compuesta por chocolate alemán, terciopelo comestible, vainilla francesa y un toque de zumo de limón: todo diseminado en los cuatro niveles de una tarta de gran tamaño y envuelto en una cobertura de azúcar glaseado de un radiante color rojo. Para hacer hincapié en una tonalidad asociada a la pasión del amor, se desplegaron numerosas fresas por toda la superficie a modo de romántico colofón a tan compleja creación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes