Exhiben en Berlín arte que se creyó destruido por los nazis

BERLIN ( AP). Casi una decena de esculturas consideradas por los nazis como arte " degenerado" y que se creyeron perdidas o destruidas tras la Segunda Guerra Mundial fueron desenterradas durante una construcción cerca del ayuntamiento en Berlín y el lunes se exhibieron a la prensa.

Las estatuas de bronce y terracota se encontraron durante una excavación para una nueva línea del tren subterráneo. Pertenecieron a una colección de 15,000 trabajos condenados por el régimen de Adolfo Hitler por contener elementos sexuales "desviados", temas antinacionalistas o por criticar la ideología nazi.

Las esculturas en su mayoría muestran a mujeres, como una sosteniendo un racimo de uvas, una con su hijo y otra de proporciones generosas estirándose; sólo tres muestran a hombres.

Diez de las piezas se expondrán a partir del martes en el Museo Neues de Berlín. Una de ellas, una cabeza de hombre en terracota, es demasiado frágil como para mostrarse.

Los trabajadores de la construcción encontraron las obras en el sitio de un edificio de oficinas que se incendió en 1944, dijo a reporteros el director del museo, Matthias Wemhoff. El incendio comenzó en la azotea, consumiendo el edificio de arriba abajo.

" Cada piso fue cayendo sobre el próximo y todo lo que no se pudo quemar se acumuló abajo en el sótano", incluyendo las esculturas, explicó Wemhoff. A juzgar por la ubicación y daños de las obras, se cree que habían sido almacenadas en una oficina previo al incendio. No se sabe si la colección incluyó otras en madera o lienzo.

Una de las piezas, una estatua de Edwin Scharff de la actriz Anni Mewes, fue hallada en enero pero entonces se pensó que era la única. En nuevas excavaciones en agosto y octubre, sin embargo, se encontraron el resto.

Aunque los nazis a menudo le atribuyeron las características "desviadas" del arte degenerado a la corrupción judía, sólo dos judíos se encontraron entre los artistas de vanguardia que crearon las esculturas recuperadas.

Otto Freundlich, cuya gran estatua en terracota de una cabeza de hombre (1925) permaneció parcialmente en pie, fue asesinado en el campo de concentración Lublin-Maidanek en 1943. Naum Slutzky, un miembro de la escuela Bauhaus, escapó a Inlaterra en 1933, donde enseñó arte y donde vivió hasta su muerte, en 1965. Su obra "Busto femenino", originalmente de un bronce brillante, fue restaurada sólo parcialmente para mostrar los daños del tiempo y del fuego.

El alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, dijo que el hallazgo de las esculturas es un "pequeño milagro" para la capital alemana que "muestra mucho sobre los tiempos oscuros de la ciudad".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada