Fiscales evitan entrega de estudios sanguíneos de Woods

WINDERMERE, Florida, EU ( AP). Un policía de caminos, quien sospechaba que Tiger Woods conducía bajo los efectos del alcohol cuando chocó con su camioneta hace 10 días, solicitó una orden judicial para que el hospital adonde fue llevado el golfista después del accidente entregara los resultados de las pruebas sanguíneas al jugador, indicó un informe policial difundido el lunes.

Pero los fiscales rechazaron la solicitud por información insuficiente, de acuerdo con el reporte policial que fue el segundo divulgado el lunes sobre el caso.

Un testigo, quien no fue identificado en el segundo documento, le comunicó al policía de caminos Joshua Evans que Woods había bebido alcohol poco antes. El mismo testigo también dijo que Woods tenía prescritos dos fármacos: el tranquilizante Ambien y el analgésico Vicodin.

El informe señaló que el testigo es la misma persona que sacó a Woods del vehículo después del accidente frente a la casa del golfista. La esposa de Woods, Elin, ha dicho a la policía que con un palo de golf rompió las ventanillas traseras de la camioneta Cadillac Escalada para que su marido pudiera salir.

" La incapacidad del conductor es también objeto de sospecha debido al manejo negligente que resultó en el percance vial", dijo Evans en el documento con fecha 30 de noviembre que fue difundido por la Secretaría de Justicia del estado de Florida.

El abogado de Woods, Mark NeJame, no respondió un telefonema en busca de información.

El golfista número uno del mundo chocó con un hidrante y un árbol a las 02:25 horas del viernes 27 de noviembre. La Policía de Caminos de Florida emitió la semana pasada una citación a Woods por conducción negligente y lo multó con 164 dólares.

El otro reporte policial ofreció nuevos detalles del accidente, relatados por el policía que respondió primero al llamado a los servicios de emergencia por el accidente.

Woods no respondió en un principio mientras yacía en la calle cubierto con una manta y descansaba la cabeza en una almohada, según el reporte del Departamento de la Policía de Windermere. El policía, cuyo nombre no fue mencionado en el reporte, indicó que Woods intentó levantarse pero el mismo agente le dijo que permaneciera recostado por su seguridad. El policía utilizó la almohada para inmovilizar la espina dorsal del golfista.

Woods sangraba de los labios pero respiraba con normalidad. Su esposa, Elin, estaba arrodillada e inclinada sobre él.

El motor de la camioneta todo terreno todavía estaba encendido, la puerta frontal del pasajero estaba atorada y los vidrios de las dos ventanillas traseras estaban rotos. Había dos palos de golf cerca de un carrito de golf, que también estaba en la calle, señaló el informe.

El agente encontró 235 dólares en la consola central de la camioneta, según el reporte, que fue obtenido en respuesta a solicitudes de entrega de registros públicos estatales.

Varios investigadores de la Policía de Caminos de Florida llegaron después de que Woods había sido llevado a un hospital, dijo el reporte, en una posible explicación de por qué no pudieron entrevistarlo en el lugar del accidente. En los días siguientes, los investigadores intentaron tres veces entrevistar a Woods, pero éste se negó a recibirlos.

El accidente _y la decisión de Woods de no responder preguntas sobre el asunto_ alimentó la especulación sobre un posible altercado entre el golfista y su esposa.

Días antes del accidente, la revista National Enquirer dijo que Woods había estado viendo a una camarera de un club nocturno de Nueva York, Rachel Uchitel, quien ha negado la versión. Después del percance, el semanario Us Weekly afirmó que una camarera de Los Angeles llamada Jaimee Grubbs dice que tuvo un romance de 31 meses con Woods.

La semana pasada, Woods indicó en un comunicado que había afectado a su familia por " transgresiones" que lamenta con " todo mi corazón". No dio detalles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada