Fiscalía pide juicio a mujeres por extorsión a Bisbal

SANTO DOMINGO (AP). La Fiscalía acusó ayer miércoles ante un tribunal a dos dominicanas que supuestamente intentaron extorsionar al cantante español David Bisbal al exigirle dinero para no revelar información que obtuvieron al penetrar ilegalmente a su correo electrónico.

El fiscal Johnny Núñez Arroyo presentó un expediente en contra de la estudiante Massiel María Pérez Sarraf y la profesora Patricia Miguelina Molina.

Bisbal visitó el país el 24 de marzo para recibir un premio Casandra y aprovechó para constituirse como acusador civil en el proceso, con el propósito de reclamar una indemnización de 60 millones de pesos (equivalentes a unos 1,7 millones de dólares).

Según la demanda presentada, la estudiante y la profesora son acusadas de ser autoras materiales de los delitos de chantaje, difamación, extorsión, acceso ilícito, interceptación de intervención de datos o señales, obtención ilícita de fondos, estafa, uso de equipos para invasión de privacidad e injuria pública.

La Fiscalía pidió que las sindicadas Pérez Sarraf y Molina comparezcan ante el tribunal "por existir suficientes elementos de pruebas que comprometen su responsabilidad penal en el hecho que se les imputa".

El caso se destapó en enero y de acuerdo con las investigaciones policiales las "piratas cibernéticas", quienes están en libertad condicional, lograron acceder el correo que el artista usa habitualmente para intercambiar mensajes con su casa discográfica.

Según la policía, Pérez Sarraf y Molina le exigieron a Bisbal depositar una suma de 80,000 euros (más de 106,000 dólares) en el Banco Sabadell de España a cambio de no difundir por internet informaciones, grabaciones y fotografías íntimas suyas.

"Mi preocupación real y mi miedo era no saber exactamente de cuánta información disponían", reconoció el cantante en un comunicado hace varios meses.

El intérprete de "Bulería" denunció en un juzgado de Almería, su ciudad natal en el sur de España, que en horas de la madrugada del 18 de noviembre del 2008 recibió un correo electrónico anónimo en el que se le advertía que todas sus direcciones electrónicas habían sido interceptadas y que la solución consistía en una remuneración de 80,000 euros, según el expediente judicial.

Los mensajes en los que el artista recibió la amenaza de que serían divulgados sus asuntos privados si no entregaba el dinero llegaron acompañados de otros con daban instrucciones de donde depositar la suma exigida en varias cuentas bancarias en el extranjero.

Dentro de la prueba material, la Fiscalía menciona dos computadoras con las que pretende probar que encontraron evidencias que las involucran, como archivos y carpetas relacionadas directamente con el artista español.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada