Flavio Briatore no echa de menos a su hija

El antiguo director deportivo del equipo Renault en la Fórmula 1, Flavio Briatore, apenas mantiene relación con su hija Leni (12), fruto de su romance con la modelo Heidi Klum, a quien solo reconoció después de que una prueba de paternidad confirmara que la pequeña -nacida un año después de que sus padres concluyeran su relación- era realmente hija suya.

A pesar de que apenas ve a la joven, que fue criada por el exmarido de la modelo, el cantante Seal, el empresario italiano -padre de Nathan (6) junto a su mujer Elisabetta Gregoraci- confiesa no echarla de menos porque, desde su punto de vista, es difícil extrañar a una persona a la que en realidad no conoce.

"Leni es mi hija biológica, pero los tres acordamos sin problemas de por medio que tenía más sentido que Seal la adoptara, porque un niño necesita crecer en el seno de una familia. Heidi, Seal y yo hemos conseguido construir una relación maravillosa. Es difícil echar de menos a una niña a la que nunca ves. Pero sé que Leni no está abandonada. Leni es parte de la familia de Seal, lo mismo que Nathan lo es de la mía", explicó Briatore en una entrevista al periódico Il Corriere della Sera.

Lejos de evitar hablar de un tema tan delicado, Flavio Briatore justifica su renunciar a formar parte de la vida de su hija asegurando que tomó la mejor decisión posible al acceder a que fuesen Heidi y Seal -que se divorciaron en octubre de 2015 tras más de una década de relación y tres hijos biológicos en común- quienes criaran a Leni, cuyo verdadero nombre es Helene Klum.

"Leni nació cuando Heidi y yo ya habíamos roto. Heidi vivía en Los Ángeles y yo en Londres, la distancia era algo insalvable. Solíamos hablar por teléfono dos horas cada día, pero no era suficiente. Necesitaba estar con su madre. Entonces Heidi empezó a a salir con Seal y él la crió", recordó el empresario.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes