Florence Welch recuerda su etapa de rebeldía con "nostalgia y terror"

La cantante británica Florence Welch ha querido reflexionar en su última entrevista sobre las diferencias más destacadas que existen entre su vida de hoy en día y la etapa previa de su juventud que, como ella misma había confesado tiempo atrás, se vio marcada por el exceso de alcohol, un desorden alimenticio afortunadamente ya superado y, en general, un comportamiento algo temerario que eventualmente le obligaría a replantearse su situación.

"Suelo mirar a esa época de mi vida con una mezcla de nostalgia y terror. Hay una parte de mí que todavía admira a esa chica, a su escasa consideración por su propia supervivencia, el hecho de que no temía correr por el mundo con la cabeza por delante, los ojos cerrados y ningún tipo de preocupación por las consecuencias", ha revelado a la revista Vogue.

"Pero por otro lado me gustaría poder abrazarla ahora y decirle: 'Está bien, está bien, ya te puedes bajar del árbol. Llevas pegando gritos en la copa de ese árbol durante demasiado tiempo'", ha añadido sobre la comprensión que siente hacia su rebeldía de antaño, pero también sobre la necesidad que tenía de cerrar algún día ese período de su existencia.

Tanto es así, que la líder de la banda "Florence and The Machine" se considera una persona más que afortunada al haber podido solventar gracias a una mentalidad más bondadosa y responsable para consigo misma el citado trastorno alimenticio y otras dinámicas autodestructivas que en su momento no podía controlar.

"No me he pesado en más de cuatro años, no tengo ni idea de lo que peso en estos momentos. Hace cinco años, te podría haber dicho perfectamente mi peso por la mañana, la tarde, la noche, con ropa o sin ropa, con joyas o sin joyas. Haberme podido olvidar de esa obsesión ha sido un logro superior al de haber actuado en Glastonbury como cabeza de cartel", ha confesado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes