Gala latina en homenaje a Obama termina en desorden

WASHINGTON (AP). Luis Fonsi declaró que había tenido un "extraordinario" 2008 y que en el 2009 "todo me está saliendo bien".

"Imagínense, hasta me han dado el honor de cantar aquí y lo haré con orgullo", dijo Fonsi a reporteros al ingresar el domingo por la noche a la llamada Gala Inaugural Latina, una de las festividades para celebrar la asunción al poder de Barack Obama el próximo martes.

Pero, Fonsi no cantó.

El cantante puertorriqueño fue una de las víctimas más notables del desorden con que se realizó el espectáculo en dos tercios del Union Station, la estación más vistosa del tren subterráneo de Washington.

Cuando faltaba media hora para empezar, según el programa oficial, trabajadores de una firma banquetes estaban recién acomodando las pocas mesas que algunos afortunados pudieron ocupar.

Fuentes de los organizadores dijeron que habían vendido todas las 3.000 entradas ofertadas, a 200 dólares cada una. La mayoría de los asistentes, vistiendo trajes de noche, siguió de pie el largo y a ratos pesado programa. Algunos se pararon sobre las pocas sillas para tener una mejor visión. Muchas mujeres se quitaron los zapatos para resistir la presión de los tacones.

Oficialmente, el espectáculo debía haber empezado a las 7.57 p.m. y terminado a las 12 de la noche. Pero, cuando el actor Edward James Olmos anunció el show se terminaba porque la estación debería continuar con sus actividades habituales, eran ya más de la medianoche y faltaba por lo menos una hora de programación y sólo habían cantado Cucu Diamantes y Yerba Buena, Paulina Rubio y Alejandro Sanz.

Olmos, que estaba visiblemente perturbado por las continuas fallas del micrófono inalámbrico, hablaba en el escenario con Dolores Huerta, cofundadora de la Asociación Nacional de Trabajadores Agrícolas, el sindicato más poderoso de ese campo en Estados Unidos, cuando le comunicaron que debería terminar el programa.

Fuera de libreto, anunció sin más palabras que su nombre a la estrella de la noche: Marc Anthony. Pero Jennifer López, esposa del cantante puertorriqueño, hizo valer el orden del programa y subió al escenario para "presentar al público" a su marido, como estaba anunciado.

Marc Anthony cantó rápido dos canciones y una tercera a pedido del público y se terminó el espectáculo en el inicio de una madrugada con temperaturas congelantes en la capital.

No hubo una reacción inmediata de Fonsi a su marginación del espectáculo.

La gala no figuraba entre los actos oficiales de las ceremonias y celebraciones por la asunción de Obama y fue más bien organizada por grupos hispanos para resaltar el protagonismo hispano en la política estadounidense.

El actor Tony Plana, participante de la serie "Betty la fea", adaptada del español a la televisión estadounidense, tomó ese caso para expresar su preocupación de que "esto no fuera una premonición de que los hispanos vamos a estar relegados en las prioridades del nuevo gobierno".

Pero Olmos, uno de varios que desfilaron pomposamente por la alfombra roja de ingreso a la estación, dijo que el hecho de la oficialidad "no cuenta".

"Lo que cuenta es que este es un acontecimiento de los hispanos para demostrar que somos parte activa de la vida de esta nación", afirmó al ingresar a la gala, que empezó casi con una hora de atraso.

Marc Anthony, quien arribó con su esposa Jennifer López de la mano, dijo que "todos participamos en la elección de este gobierno, todos recibimos con una gran expectativa el inicio del nuevo gobierno y todos esperamos que no nos defraude".

El español Alejandro Sans afirmó que no se había entrevistado personalmente con Obama pero "estar aquí me da la oportunidad de expresar mi gran esperanza" sobre las posibilidades de que las acciones del nuevo presidente conlleven beneficios para los 45 millones de hispanos que viven en Estados Unidos.

"Quiero que nos legalice a todos...", dijo a su vez la cantante y actriz mexicana Angélica Vale, refiriéndose a la necesidad de dar a los indocumentados la oportunidad de residencia legal y ciudadanía. "Y que con él se acaben las guerras..."

Fonsi tuvo términos similares, pero cuando los reporteros le pidieron su opinión sobre si Puerto Rico encontraría finalmente una solución definitiva a su centenario problema de status, contestó cortante: "No soy político".

La gala hispana no sólo fue un despliegue de personalidades de la farándula. Varios miembros del Congreso, demócratas como Obama, aprovecharon para hablar de política con fuerte énfasis en la inmigración.

Estuvieron también entre los asistentes el ex senador Ken Salazar, nominado por Obama como secretario del Interior y la ex congresista Hilda Solís, propuesta para el departamento del Trabajo.

En la gala no estuvieron artistas de otras procedencias, aunque la colombiana Shakira participará el martes en las festividades oficiales.

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, tenía planes de presentarse brevemente en la gala hispana. Pero, no se asomó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes