García Márquez admite que escribir libros "cuesta trabajo"

GUADALAJARA (AFP). A sus 81 años de edad, el Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez admite con una sonrisa que firmar libros para sus admiradores es tan demandante como escribirlos.

"Me cuesta trabajo escribir libros, ¡y además firmarlos!", exclamó el autor de obras tan vastas y ricas en personajes como "Cien años de soledad" cuando admiradores se acercaron tímidamente la noche del viernes a pedirle que les dedicara algunos ejemplares en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste).

García Márquez participó en la conferencia magistral de la Cátedra Latinoamerciana Julio Cortázar de la Universidad de Guadalajara, que cumple 14 años y a la que contribuyó a fundar junto a otras reconocidas plumas como el mexicano Carlos Fuentes.

Vestido con un pesado traje color gris oscuro y el rostro con gruesas gafas de color negro, el escritor colombiano hizo poses de hombre fuerte, como para enseñar el músculo, ante los fotógrafos cuando se le inquirió sobre cómo se encontraba. "¿Que cómo estoy? ¿Qué no me ven..? Creo que estoy maravilloso igual que ella", dijo García Márquez mientras tomaba del brazo a Alma Guillermoprieto, la periodista mexicana encargada de brindar la conferencia magistral de la Cátedra Julio Cortázar.

El autor de "El amor en los tiempos del cólera", que fiel a su costumbre rehuyó cámaras y micrófonos de la prensa, también participará en Guadalajara en otras actividades de la Feria Internacional del Libro, entre ellas un homenaje a su amigo Carlos Fuentes por sus 80 años de vida.

La Cátedra Julio Cortázar es un espacio académico de la Universidad de Guadalajara que rinde homenaje permanente a la memoria del escritor argentino autor de "Rayuela".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes