George Clooney lleva sus bromas al límite

George Clooney siempre se ha destacado por su carácter bromista tanto en el set de rodaje como en su vida cotidiana, pero nunca antes se había atrevido a confesar cómo se le ocurrió hacer un regalo tan surrealista como el "horrible" cuadro que, tras encontrarlo en un cubo de basura, entregó a su amigo Richard Kind haciéndole creer que lo había pintado para él.

"Encontré un cuadro horrible en la basura, en el que salía una mujer desnuda pero poco atractiva. Alguien lo había tirado porque, de verdad, era horroroso. Pero en vez de dejarlo ahí tirado, lo recogí, lo llevé a casa y puse mi firma en él. Se me ocurrió la idea de regalárselo a mi amigo [el actor] Richard Kind por su 40 cumpleaños. Le dije: 'He pintado muchos cuadros, pero mi profesor de arte está muy orgulloso de este'. Fui el padrino de su boda, así que no le quedó más remedio que colgarlo en su casa.

Le conté la verdad mucho tiempo después", explicó el intérprete en el programa de televisión Entertainment Tonight.Otra víctima de sus maquiavélicos planes ha sido el actor Matt Damon, quien acabó convenciéndose a sí mismo de que había ganado peso después de que Clooney persuadiera al equipo de vestuario de la película 'Monuments Men' de que encogieran poco a poco toda la ropa de su amigo.

No obstante, el oscarizado actor asegura que esa solo fue una broma anecdótica en comparación con las muchas otras que está preparando."Eso solo fue una broma menor. He hecho otras mucho peores. Normalmente hago bromas que pueden durar años", añadió Clooney.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes