Georgina Chapman, exmujer de Harvey Weinstein, no se considera una "víctima" más

Poco después de que salieran a la luz los primeros testimonios sobre los numerosos casos de acoso y abusos sexuales que pesan contra el denostado Harvey Weinstein, su esposa y propietaria de la firma de moda Marchesa, Georgina Chapman, pasó de escenificar su más sincero apoyo a los intentos del productor por redimirse de sus pecados y rehabilitarse a anunciar súbitamente su separación y el inicio del correspondiente proceso de divorcio.

Y pese a que la diseñadora no ha querido pronunciarse públicamente sobre los escándalos de su exmarido -con el que tiene dos hijos, India (7) y Dashiell (4)- y menos aún sobre las sensaciones que experimenta en su regreso forzado a la soltería, su socia Keren Craig ha querido salir al paso del intenso debate que se ha originado en torno a su figura para aclarar su posición ante los acontecimientos y su percepción de lo que a ella personalmente le atañe.

"Georgina no se ve a sí misma como una víctima. Eso es muy importante. Simplemente está tratando de pasar página y seguir adelante con su vida. Hay que entender que Georgina es una mujer fuerte. No me malinterpretes, está atravesando un momento muy duro, pero estamos hablando de una mujer muy inspiradora", ha declarado Keren, cofundadora de Marchesa, a la revista Grazia.

Pese a que tanto Georgina como la dinámica familiar de la que disfrutaba junto al otrora rey midas de la meca del cine, si no víctimas, sí que pueden considerarse graves daños colaterales de las múltiples prácticas vejatorias que ha venido perpetrando Weinstein a lo largo de los últimos treinta años, tanto ella como Keren están decididas a conseguir -a través de la propia casa de moda- que no se desvíe la atención de aquellas mujeres que han sufrido de forma directa el trato degradante de su ya exmarido.

"Queremos apoyar a todas las víctimas, queremos tener un gesto con ellas. Pero antes tenemos que procesar cómo y de qué manera podrán beneficiarse mejor de nuestra ayuda", ha explicado Keren sobre su respaldo a los movimientos 'Time's Up' y #Me Too.Al igual que la propia Georgina en su momento, Keren Craig asegura con rotundidad no haber sido conocedora de las indignantes prácticas sexuales de Harvey Weinstein hasta que empezaron a publicarse las primeras informaciones al respecto en el diario estadounidense The New York Times.

"En absoluto, claro que no. Fue toda una sorpresa y me quedé devastada y con el corazón roto al pensar en Georgina. No me podía creer la fuerza con la que estaba gestionando todo el asunto. Se refugió en el trabajo, en la misión de proteger a sus hijos. Marchesa es, además su vida, su gran pasión", ha aseverado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes