Gina Rodriguez habla sobre su físico y el ser actriz

La actriz Gina Rodriguez no solo ha conseguido convertirse en una de las artistas más populares del momento gracias a su aclamado papel protagonista en la serie 'Jane the Virgin', sino que también ha aprovechado la expectación mediática que genera su figura para lanzar un mensaje a los más jóvenes sobre la necesidad de sentirse orgullosos de sí mismos y de no desistir a la hora de perseguir sus sueños.

Y lo cierto es que la intérprete es una de las voces más autorizadas de la industria del entretenimiento en lo que al afán de superación se refiere, ya que Gina sufre desde los 19 años un trastorno tiroideo que le ha dejado como resultado serias dificultades para controlar su peso, una circunstancia que sin embargo no le ha impedido alcanzar el éxito y el reconocimiento del que disfruta en su profesión.

"Un día me dije a mí misma: 'Quiero ser actriz y un día tendré papeles protagonistas'. Pero pronto empecé a escuchar que jamás podría triunfar porque para ello tenía que estar más delgada. Fue algo que acabó de hundir mi autoestima, porque en ese momento yo no terminaba de sentirme cómoda con mis curvas. A los 19 años [cuando le diagnosticaron su condición], me di cuenta de que costaría mucho mantener mi peso ideal. Además, me sentía fatigada todo el tiempo y no paraba de sudar incluso cuando la gente estaba congelada", se sincera a la revista People.

Pero llegó un momento en el que la combativa Gina tomó la decisión de enfrentarse cara a cara con los inflexibles cánones de belleza que todavía imperan en la industria del entretenimiento, demostrando al mundo que -al igual que otros artistas decididos a romper estereotipos- no siempre es necesario amoldarse a los dictados de la cultura popular para triunfar en la vida.

"Durante muchos años, tenía conversaciones diarias conmigo misma en las que planeaba cómo iba a contribuir a que las cosas fueran diferentes. Porque no estaba dispuesta a tolerar que en este mundo solo se le den oportunidades a la gente que encaja a la perfección con lo que se espera de ellos, me negaba a aceptar que la vida funcionara de esa manera y que yo tuviera que conformarme con lo que había", afirma con determinación, antes de recomendar a las mujeres que han pasado por problemas de confianza similares que hagan un ejercicio de introspección.

"Habla contigo misma, identifica a esa voz de tu interior que quiere destrozar tu ánimo y plántale cara. Di que eres la mujer más hermosa del mundo, no te compares con nadie y recuerda que eres la mejor versión que podría haber de ti misma", aconseja.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes