Gloria Estefan cierra su restaurante más emblemático

Si a principios de esta semana se hacía público que la actriz Eva Longoria se había visto obligada a clausurar el exclusivo establecimiento que regentaba en la ciudad de Las Vegas, ahora le ha tocado a la incombustible Gloria Estefan echar el cierre al que sin duda era el restaurante más legendario y querido del conglomerado de locales que posee junto a su marido, el productor Emilio Estefan.

De esta forma, el exitoso Bongos Cuban Café, toda una institución de la vida nocturna de Miami y centro de reunión de nuevos talentos de la música latina, se despedirá de sus fieles hasta que sus responsables encuentren una nueva localización para retomar el negocio."Estamos tratando de edificar en un terreno que los Estefan tienen desde hace doce años, por lo que es más que probable que la franquicia de Miami vuelva a estar a disposición de sus clientes en un período de tiempo relativamente corto", aseguró Frank Amadeo, principal ejecutivo de la empresa que aglutina los negocios del matrimonio, al diario The Miami Herald.

Aunque Gloria y Emilio tienen varios restaurantes más repartidos por la geografía de Florida y California, la pareja y buena parte de sus leales seguidores echarán de menos el Bongos Cuban Café original que ofrecía a sus compatriotas cubanos un pedacito de la gastronomía y de la música de su tierra, poniendo a su alcance suculentos platos, como el lechón asado, el congrí y los plátanos fritos, así como la receta más auténtica y representativa de los inconfundibles mojitos de la isla caribeña.Más allá de la gran reputación que había ido atesorando entre la comunidad latina durante sus más de 15 años de actividad, lo cierto es que en los últimos años el Bongos Cuban Café ha dado más de un quebradero de cabeza a la veterana artista por culpa de ciertos problemas relacionados con la higiene y la seguridad de sus clientes.

Tras tener que cerrar sus puertas temporalmente por culpa de la repentina aparición de roedores en sus cocinas, en octubre de 2013 el establecimiento recibió la demanda de una consumidora que, después de resbalarse y golpearse contra el suelo por culpa de una "sustancia" sin identificar, aseguraba haber quedado "desfigurada" y traumatizada por tan desafortunado accidente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes