Grupos de samba renacen de las cenizas

RIO DE JANEIRO (AP). Durante 28 años, Gilma Cardoso Ferreira ha ahorrado por meses para pagarse el vestuario brillante y suntuoso de carnaval que la transforma de una jubilada en una de las grandes damas del grupo de samba más premiado de Río de Janeiro.

Pero este año el carnaval casi se canceló para Ferreira y miles más que como ella hacen sacrificios para crear uno de los espectáculos más grandes del mundo: los desfiles que millones de personas disfrutan.

A comienzos de febrero un incendio destruyó las bodegas donde Portela y otros dos grupos de samba destacados guardaban sus vestuarios, carros alegóricos y utilería.

Más de 8.000 disfraces y muchos de los carros alegóricos con decoraciones formidables fueron consumidos por las llamas. De esos vestuarios, 3.255 eran de Portela y fueron destruidos completa o parcialmente.

El desastre dejó a muchos ante la incertidumbre de que Portela, una institución de la samba que ha participado ininterrumpidamente en el carnaval, se quedara fuera de los desfiles, que tienen una historia de 84 años. Al final, Portela logró rehacer su espectáculo; los otros dos grupos afectados no tuvieron tanta suerte.

La policía investiga la causa del incendio y ha desechado las posibilidades de que fuera intencional.

Una vez que pasó la primera impresión fue cada vez más claro que este carnaval será una demostración de su filosofía: llevar esperanza y felicidad a los que tienen menos. También reforzó la relación de los integrantes de los grupos con su comunidad, pues en Río de Janeiro la gente es tan devota de sus grupos de samba favoritos como de sus equipos de fútbol.

El incendio hizo que el barrio de Madureira, de donde es el grupo Portela, cambiara su rutina por completo. Cientos de personas se apresuraron a rehacer lo que se perdió. El centro comunitario de Portela suspendió clases e incluso servicios de salud durante las últimas semanas para centrarse completamente en rehacer los disfraces. Su trabajo extra durante el último mes permitió la recuperación del espectáculo.

"Sabemos que no podemos ganar, pero nos veremos increíbles, y la gente verá que nos juzgarán por nuestra fortaleza y nuestra determinación", dijo Ferreira, de 62 años, que perdió su tocado en el incendio. Ferreira desfila en la sección de "bahianas", las damas que mantienen las tradiciones del grupo.

Su hijo toca en la sección de percusiones, que cuenta con 300 integrantes. Este año, los músicos de Portela dedicarán un minuto de silencio en su marcha para recodar la destrucción del incendio y el posterior resurgimiento, dijo el encargado de la sección, Nilo Sergio.

El tiempo no fue suficiente para recuperarse del todo, por lo que la Liga Independiente de Grupos de Samba, la organización encargada de premiar al mejor grupo, decidió que las organizaciones afectadas: Portela, Academicos do Grande Rio y Uniao da Ilha do Governador, no serán evaluados este año para evitar que desciendan de clasificación, lo que suele ocurrir con el último lugar de los grupos en los desfiles.

Muchos recibieron la noticia con alivio, aunque supieron que la esperanza de ganarse el primer lugar estaba terminada.

Portela es el grupo con más títulos, 21. El título incluye un trofeo y el honor durante un año para el barrio donde el grupo tiene su sede, pero no comprende dinero.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada