Gwen Stefani cambia las giras por una residencia en Las Vegas para estar más tiempo con sus hijos

Aunque hace solo unos días se especulaba con la posibilidad de que Gwen Stefani fuera a dejar la música temporalmente aparcada para presentar un programa de cocina en la televisión por cable de Estados Unidos, lo cierto es que la sorpresa que la exlíder de No Doubt tenía reservada a sus seguidores era precisamente la de su vuelta a los escenarios: todo un acontecimiento que se materializará el año que viene con una residencia de conciertos en Las Vegas.

Tras confirmar públicamente la noticia, la también novia del cantautor Blake Shelton no ha tardado en desgranar las razones que le han llevado a decantarse por esta opción, en detrimento de la tradicional gira de conciertos, a la hora de regresar por todo lo alto a la primera línea artística, entre las que sin duda destaca la necesidad de gozar de cierta estabilidad en lo relativo a su faceta paralela de madre.

"Desde el punto de vista creativo, al terminar mi última gira me dije a mí misma: 'Dios, me he pasado buena parte de la vida haciendo tours y me encantan, pero me quita demasiado tiempo y no me deja centrarme en otros planos de la vida'.

Tengo tres niños y eso supone una gran responsabilidad, y salir de gira no te permite compaginarlo todo", ha explicado a la revista Billboard antes de referirse a las ventajas que para ella se desprenden del formato residencia."Creo que la residencia en Las Vegas es la opción perfecta en este momento de mi vida, siendo madre. En los últimos siete años, he estado haciendo giras y eso ha obligado a mis hijos a perderse parte del curso en el colegio. Y no es justo para ellos.

Es verdad que se divertían mucho cuando se venían de gira conmigo en los veranos. Pero no es un plan de vida realista, por eso me resulta tan conveniente este show en Las Vegas", ha añadido en la misma conversación.

La estrella de la música es madre de los pequeños Kingston (11), Zuma (9) y Apollo (4) junto a su exmarido Gavin Rossdale, con el que protagonizó hace dos veranos una de las separaciones más chocantes e inesperadas que se produjeron ese año en el mundo del entretenimiento. Poco después, la artista decidió lanzar un nuevo disco con el que desahogarse precisamente sobre el golpe emocional que había sufrido y, meses más tarde, lo defendió en directo en la que de momento es su última gira mundial.

"Ese año (2016) viví una crisis vital totalmente repentina y la música que hice vino de todo eso. Ni siquiera había planeado componer nuevas canciones, pero hacerlo se convirtió en un salvavidas. Era un momento ideal para volver a escribir y después decidí salir de gira. Lo organizamos todo en el último momento y me llevé a los niños ese verano", ha aseverado en la misma entrevista.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes