Gwyneth Paltrow y su marido no viven bajo el mismo techo

Aunque Gwyneth Paltrow se casó con Brad Falchuk el pasado septiembre, ambos siguen manteniendo viviendas separadas y han acordado pasar cuatro noches a las semanas juntos para que el exitoso productor pueda invertir el resto del tiempo en sus dos hijos adolescentes.

"Todos nuestros amigos casados dicen que nuestra vida suena como la situación ideal y que ni se nos ocurra cambiar una sola cosa", ha explicado la intérprete en una entrevista al dominical Sunday Times Style.

Su decisión cuenta con el respaldo absoluto de la entrenadora de intimidad de la estrella de cine, Michaela Boehm, que le ha asegurado en varias ocasiones que su arreglo contribuye a fomentar la "polaridad" de su relación de pareja.

Por otra parte, la vida que la empresaria ha construido para ella y su familia moderna, que incluye a su exmarido Chris Martin a quien invitó a su luna de miel con Brad en las Maldivas y a la nueva pareja de este, Dakota Johnson, a quien Gwyneth adora y considera "una mujer fantástica", no siempre resulta de color de rosa.

Su nuevo papel como madrastra, en concreto, le ha dado más de un quebradero de cabeza a la hora de intentar conseguir que su hija Apple y la hija de su marido aprendan a convivir y que el otro hijo de Brad la acepte como parte de su dinámica familiar.

"A ver, en ocasiones esa pieza se vuelve complicada, porque tenemos a dos jovencitas juntas. Y si no estamos todos en la misma página, puede acabar siendo muy difícil. Pero creo que al final todos deseamos lo mismo, que alguien nos quiera y nos acepte. A mi hijastro, por ejemplo, le resultó más duro al principio, pero ahora los dos hemos encontrado un terreno en común. Yo no soy su madre, él no es mi hijo, pero sabe perfectamente que es muy importante y especial para mí", ha concluido.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes