Harvey Weinstein vuelve a ser acusado de una nueva violación

El productor Harvey Weinstein podría tener que acudir finalmente a los tribunales para responder de alguna forma ante la ola de acusaciones que se han venido vertiendo contra él desde el pasado mes de octubre, cuando salió a la luz que había llegado a ocho acuerdos extrajudiciales con varias mujeres para silenciar el trato vejatorio y de carácter sexual que les habría dispensado en contra de su voluntad.

Han sido numerosas las actrices de gran popularidad que han dado un paso al frente para denunciar, una vez revelado el escándalo, haber sido víctimas de una conducta denigrante por parte del ex rey midas del cine -prácticas que van desde la masturbación delante de ellas hasta las relaciones sexuales no consentidas, pasando incluso por amenazas y coacciones para mantenerlas calladas. Sin embargo, ahora una intérprete cuya identidad permanece en el anonimato ha optado directamente por denunciar al productor ante los tribunales por una violación que habría tenido lugar hace dos años.

En los documentos legales a los que ha tenido acceso la revista People, la mencionada artista, que emplea el alias de 'Jane Doe', asegura que conoció a Weinstein en el año 2011 durante una fiesta celebrada en Los Ángeles, en la que este le pidió su número de teléfono para mantenerla informada de posibles oportunidades laborales para ella.

Tras varios meses de "comunicaciones telefónicas regulares" entre ellos, la demandante y el productor perdieron el contacto durante unos años hasta que volvieron a encontrarse, ya en 2015, en el hotel Montage de la ciudad, donde Weinstein la había citado para proponerle supuestamente una aparición en la serie de televisión 'Marco Polo', así como en "dos o tres proyectos" que este estaba preparando para la gran pantalla.

Según el testimonio ofrecido por la supuesta víctima, esta reunión habría sido una mera estratagema para que Weinstein pudiera aprovecharse sexualmente de ella, ya que este no tardó en pedirle permiso para "masturbarse" delante de ella y, ante la negativa de la actriz, le agarró con fuerza del brazo con una mano mientras se masturbaba con la otra.Por si eso no fuera suficiente, y siempre de acuerdo con la versión de Jane Doe, Weinstein se marchó de la habitación en un momento de la velada para desvestirse y apareció minutos después ataviado únicamente con un albornoz.

Aunque acto seguido insistió en que "no tenía intención de hacer nada sexual" con ella, como aparece descrito en el informe judicial, el productor acabó obligándole a que se tumbara en la cama, la despojó de sus pantalones y terminó practicando sexo oral con ella al tiempo que seguía masturbándose.

Tan escalofriante, y de momento hipotética, historia ha sido negada de forma categórica por el portavoz del productor caído en desgracia, quien se encuentra estos días recluido en una clínica para supuestamente tratarse de su adicción al sexo. De hecho, la misma publicación que ha destapado la noticia ha recibido un comunicado por parte de su equipo en el que se insiste en que "cualquier acusación relativa a supuestas relaciones sexuales no consentidas ha sido y será desmentida rotundamente por el señor Weinstein, quien nunca ha incurrido en ningún tipo de acto de venganza contra aquellas mujeres que se negaron a aceptar sus propuestas".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes