Heather Mills se defiende de ex niñera

LONDRES ( AP). Heather Mills, la ex esposa de Paul McCartney, se defendió de acusaciones presentadas por una ex niñera el martes en un tribunal británico.

Sara Trumble, de 26 años, dice que Mills fue grosera y deshonesta y que la obligó a mentirle a McCartney. Pero Mills dijo el martes que trató a Trumble como a una hija, bañándola con regalos y viajes al extranjero.

Fue el segundo día de declaraciones en el caso en un tribunal en Ashford, en el sur de Inglaterra, donde Trumble demandó a Mills por presuntamente despedirla luego que la empleada tuvo una hija.

Trumble trabajó para McCartney y Mills, cuidando de su pequeña hija Beatrice, pero alega que su relación con Mills comenzó a deteriorarse tras su separación del ex Beatle. Trumble dijo que progresivamente la fueron apartando de sus tareas y que Mills fue inflexible con ella una vez que quedó embarazada.

La ex niñera también alega que el humor de Mills, de 42 años, fue empeorando tras su separación.

" No fui la única que se sentía de ese modo", dijo Trumble. " Lo que pasa es que más nadie quiere hablar. Yo decidí actuar y pelear por mí misma".

Mills dijo que la acusación de que se negó a ser indulgente con la bebé de la niñera era un insulto y ambas reconocieron que una vez fueron cercanas.

En una declaración previa, Trumble dijo que le dio a Mills " consuelo y apoyo" tras su separación de McCartney. Al subir al estrado el martes, Mills dijo que ella fue quien le dio a la niñera un hombro para llorar.

" Traté a Sara como a mi hija cuando a menudo se quejaba de que su madre era fría y distante con ella", dijo Mills. " Pasé gran parte de mi tiempo consolándola, especialmente cuando tenía problemas con su pareja".

Trumble acusó a Mills de haberla hecho llorar llamándola a trabajar cuando aún estaba de baja por maternidad y de humillarla al reasignarla como empleada de limpieza tras contratar a otra niñera.

La misma Mills rompió en lágrimas al describir el apoyo que dijo le dio a su empleada.

Catalogándose como la " demasiado amable Heather", Mills dijo que contrató a Trumble para " ayudarla a mejorar, porque pensé que tenía un gran potencial".

También catalogó los regalos que le dio a su empleada, incluyendo 2,260 dólares cuando le robaron su dinero, 755 dólares para el depósito de un nuevo apartamento y un auto descapotable por su lealtad. La niñera se fue con Mills a celebrar su cumpleaños en Eslovenia y fue invitada a la isla privada de Richard Branson en el Caribe.

Mills dijo que ambas se llevaban tan bien que Trumble incluso le pidió que fuera la madrina de su hija.

Trumble reconoció que recibió esos regalos, así como un pago de 15,000 dólares de McCartney cuando ella renunció en el 2008.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada