Helen Mirren repudia las redes sociales

La incombustible Helen Mirren no tiene ninguna intención de aprovechar los escasos ratos libres que le deja su excelsa carrera interpretativa para adentrarse de lleno en el mundo de las nuevas tecnologías, por lo que no duda en rechazar abiertamente el uso de las cada vez más demandadas redes sociales y, por si eso no fuera suficiente, en calificarlas abiertamente de "despreciables" por el tipo de contenidos que se pueden encontrar en esos ambientes.

"No, no, para nada, no me gustan las redes sociales y creo que a estas alturas no las necesito. Simplemente no me considero una persona que tenga que estar siempre a la última en lo que a internet se refiere, la verdad es que esas plataformas me producen bastante rechazo y en ocasiones las encuentro bastante despreciables. Sé que tienen un gran potencial para promocionar tu trabajo, pero algunas de las cosas que la gente escribe me resultan de muy mal gusto", explicó a la revista Hello!Sin embargo, la reputada intérprete admite que, durante solo 24 horas, contó con un perfil de Facebook que le ayudó a ponerse en contacto con varios familiares y amigos a los que había perdido de vista. Pero una vez disipada la emoción de los primeros minutos, la artista británica decidió borrar su cuenta al darse cuenta de que le robaría una parte importante de su precioso tiempo.

"Es cierto que durante unas horas tuve cuenta en Facebook, pero estoy segura de que no duró más de un día. Me hizo mucha ilusión volver a hablar con amigos de los que hacía mucho que no sabía nada y con algunos miembros de mi familia a quienes no veo con frecuencia. Pero al rato de escribir, me aburrí mucho y me dije a mí misma que no merecía la pena desperdiciar mi vida de esta forma", añadió en la misma entrevista, antes de alertar sobre los peligros que, a su juicio, entrañan las herramientas de la comunicación digital."Sé que pueden ser un arma muy poderosa para mandar mensajes políticos, organizar movimientos cívicos y vertebrar la acción social. Pero sinceramente, creo que es un entorno que está poco regulado y que da pie a que gente totalmente extraña se ponga en contacto contigo. No sé, me resulta una tendencia peligrosa", concluyó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes