Helicóptero médico habría salvado vida de Richardson

NUEVA YORK (AP). Mientras numerosas celebridades concurrían al velorio de Natasha Richardson para rendirle su tributo más reciente, surgieron interrogantes sobre si un helicóptero médico hubiera podido salvarle la vida a la actriz accidentada, que pasó horas sin recibir atención especializada.

La provincia de Quebec carece de un sistema de helicópteros médicos, algo que es común en Estados Unidos y otras partes de Canadá, para transportar por vía aérea a los pacientes accidentados a centros de traumatología más completos.

El especialista principal en traumatología cerebral de Montreal afirmó el viernes que eso podría haber tenido un papel en la muerte de Richardson.

"Un viaje por carretera hasta Mont Tremblant desde la ciudad (Montreal) es un viaje de dos horas y media, y el centro de traumatología más cercano está en la ciudad", dijo Tarek Razek, director de servicios de traumatología del Centro Médico de la Universidad McGill, que abarca a seis hospitales de Montreal.

"Nuestro sistema no está preparado para casos de traumatismos y no se compara con la disponibilidad que existe en otras ciudades canadienses, si mencionar a Estados Unidos", agregó.

Aunque la negativa inicial de la propia Richardson a recibir atención médica le costó dos horas, tuvo que ser trasladada por carretera a dos hospitales.

No llegó a un hospital especializado en Montreal sino hasta cuatro horas después de una segunda llamada a número de emergencia 911 desde su hotel en el centro de esquí Mont Tremblant, según una cronología publicada por el diario canadiense The Globe and Mail.

No haber sido trasladada directamente a un centro de traumatología podría haberle costado momentos claves a Richardson, agregó Razek.

"Un helicóptero es obviamente la manera más rápida de llegar de un punto a otro", destacó.

Richardson, de 45 años, falleció el miércoles en el Hospital Lenox Hill de Nueva York. El forense de la ciudad de Nueva York señaló que la causa de la muerte fue un accidente.

Le sobreviven su esposo Liam Neeson, y sus hijos, Micheal, de 13 años, y Daniel, de 12.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes