Iggy Azalea vende la mansión en la que su antiguo prometido le fue infiel

La rapera Iggy Azalea y el jugador de baloncesto Nick Young se han desecho de la mansión en el exclusivo vecindario de Tarzana (Los Ángeles) que en su día compartieron. Con tal de vender la propiedad lo antes posible, la expareja acordó rebajar el precio inicial de casi 3,6 millones de dólares hasta los 3,25 millones, lo que significa que finalmente han perdido 200.000 dólares en relación con lo que ellos pagaron cuando se la compraron a la cantante Selena Gomez en 2014.

La vivienda está situada en un acre de tierra en el valle de San Fernando, y cuenta con su propia piscina, un spa y una pista deportiva, pero todas esas comodidades no han sido suficientes para que alguno de los dos decidiera quedársela. En el caso de la artista australiana, sin duda le traerá recuerdos demasiado amargos para seguir residiendo en ella, ya que fue allí donde su entonces prometido le fue infiel con varias mujeres.

Iggy descubrió el engaño cuando revisó los vídeos grabados por las cámaras de seguridad de la casa, después de empezar a sospechar de la lealtad de su pareja cuando se filtró un vídeo en el que el jugador de baloncesto presumía de haber mantenido relaciones sexuales con una chica de 19 años mientras aún compartía su vida con la cantante durante una conversación con su compañero de vestuario D'Angelo Russell.

En un principio ella decidió darle un voto de confianza, pero meses más tarde puso punto y final definitivamente a su relación y a su compromiso después de descubrir que Nick había mantenido varias aventuras amorosas a sus espaldas. Cuál sería su sorpresa cuando, al poco de anunciar su ruptura públicamente, se enteró al mismo tiempo que el resto del mundo de que el deportista estaba esperando un segundo hijo con Keonna Green, la madre de su primogénito Nick Young Jr, fruto del romance secreto que ambos habían iniciado a los tres meses de que él le propusiera matrimonio a Iggy.

Tras ese duro revés emocional, la artista decidió dar un giro radical a su vida, mudándose a una casa mucho más modesta y vendiendo todos sus coches de lujo menos uno, un cambio que asegura que le ha hecho sentirse mucho más feliz.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes