Jackson, sinónimo de éxito y controversia dos años después

Los Ángeles (EEUU) (EFE). El legado de Michael Jackson, de cuya muerte se cumplen mañana dos años, continúa vivo en forma de nuevos éxitos musicales y de un proceso judicial que no termina de arrancar, en el que se volverá a poner en cuestión su enigmática figura.

El cantante falleció a los 50 años el 25 de junio de 2009 en Los Ángeles después de una noche de insomnio precedida por una jornada de ensayos que poco hacían presagiar, según los testigos, el trágico y repentino final del "rey del pop", quien iba a reaparecer sobre los escenarios ese verano en Londres tras ocho años de silencio.

Aquellas sesiones a puerta cerrada en el Staples Center, el pabellón donde juegan Los Angeles Lakers, fueron finalmente sus últimas actuaciones y generaron 100 horas de grabación que se tornaron en un documental póstumo llamado igual que su gira, "This Is It", que recaudó más de 260 millones de dólares (unos 182 millones de euros) en taquilla.

Una cinta homenaje editada para mostrar el talento del artista de la mejor forma posible, en virtud del acuerdo alcanzado por el fondo fiduciario de Jackson y el estudio Sony, que adquirió el derecho de explotación de las imágenes, y que ha despertado un interés incluso mayor por las secuencias descartadas.

Jackson murió víctima de una sobredosis de medicamentos que según la fiscalía le administró quien fuera su médico personal, Conrad Murray, que fue acusado de homicidio involuntario y podría ser condenado a 4 años de prisión.

El médico ha insistido en su inocencia y sus abogados han solicitado el metraje completo del rodaje de los ensayos para utilizarlo como parte de su argumentación, algo a lo que Sony se ha resistido pero que el juez del caso, Michael Pastor, ha considerado pertinente.

Según los medios estadounidenses, la defensa considera que en esas imágenes hay pruebas de que Jackson no se encontraba en un buen estado de salud antes de la noche de su muerte, lo que podría sembrar una duda razonable en el jurado sobre la verdadera responsabilidad de Murray en el final del "rey del pop".

Sus abogados ya insinuaron en sesiones previas con testigos la posibilidad de que Jackson se autoinyectara el anestésico propofol que la autopsia determinó como factor determinante de su muerte.

Está previsto que el juicio comience en septiembre, medio año más tarde de la fecha inicial después de que Pastor decidiera dar más tiempo a las partes para preparar el caso.

La acusación señala a Murray como único responsable de tratar el insomnio de Jackson con un cóctel de fármacos mortal con el agravante de que el médico desatendió a su paciente para hablar por teléfono y se demoró casi media hora en alertar a los servicios de emergencia cuando descubrió al artista inerte en su cama.

Varios testimonios surgidos después del fallecimiento de Jackson señalaron que el "rey del pop" era un consumidor frecuente de propofol, un anestésico de uso hospitalario, que el cantante denominaba su "leche" para dormir.

La familia del cantante está convencida de la culpabilidad de Murray, lo mismo que sus seguidores que durante estos dos años han vuelto a llevar a Michael Jackson a lo más alto de las listas musicales.

En 2009 fue el artista que más vendió en EE.UU., por delante de Taylor Swift o Lady Gaga y en 2010 salió su primer disco de estudio póstumo con canciones inéditas, "Michael", que se convirtió número uno tras su estreno en muchos países.

Su último éxito ha sido el tema "Hollywood Tonight", tercer sencillo de ese álbum, que a principios de este mes ocupó el primer lugar del Billboard estadounidense en la categoría de "música dance".

A pesar de los intentos de los parientes de Jackson por controlar la fortuna dejada por su hijo, el artista dejó su herencia a cargo de un fondo fiduciario que tiene como únicos beneficiarios a su madre Katherine y a sus tres hijos Prince Michael, Paris y Prince Michael II "Blanket".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada