Jay Leno está por terminar su recorrido en "Tonight Show"

ETIQUETAS

NUEVA YORK (AP). Jay Leno deja el viernes su puesto como anfitrión del programa nocturno de tertulia "Tonight Show"luego de 17 años.

Es un trabajo que obtuvo después de una dura competencia. Un trabajo que defendió contra los jefes de NBC que tenían dudas respecto a él.

Desde mediados de los 90, Leno ha ganado la guerra nocturna de los ratings. Con una sonrisa en el rostro y ninguna queja jamás, ha trabajado incansablemente. (Nadie pudo creer que recientemente se tomó dos días por enfermedad, pues fue la primera vez en sus años con "Tonight").

Aun ahora, con Conan O'Brien a punto de tomar su puesto el lunes (gracias a un plan de transición de NBC que convirtió a Leno en un anfitrión provisional hace cinco años), realmente no se va. Asciende: el próximo otoño debuta "The Jay Leno Show" en NBC en días de semana a las 10 p.m. (0300 GMT).

A los 59 años, Leno está pasando de la televisión nocturna de tertulia a lo que solía percibirse como el mejor de los horarios. NBC lo ha hecho señor de casi un cuarto de su despedazado horario estelar.

Pero al terminar su trabajo al frente de "Tonight Show",¿qué marca le deja a esa institución consagrada?

¿Qué decir, qué decir?

Es tanto más fácil hablar de los tres presentadores que lo antecedieron.

Steve Allen (1954-57) se lleva el crédito como inventor, nada menos, de la televisión de trasnoche, desde el escritorio hasta el sofá. Allen usaba anteojos y era listo, con una inteligencia pícara que se sintió más allá de su partida.

Jack Paar (1957-62) era un maestro del doble sentido y la pregunta incisiva formulada en tono cortés. Con sus estados de ánimo imprevisibles, podía enfadarse muchísimo o derramar lágrimas sentimentales sin perder su elegancia.

Johnny Carson (el rey de la televisión nocturna, que empezó en 1962) le dio las buenas noches a Estados Unidos durante 30 años. Con los temas sobre los cuales bromeaba en sus monólogos y los invitados que recibía en su estudio, fue un muy importante árbitro cultural, una fuerza unificadora. Estados Unidos dormía mejor tras verlo.

Desde mayo de 1992, Jay Leno se ha sentado al escritorio.

No se equivoquen, él ha sabido ejercer el puesto con distinción. Gran mentón, infaliblemente agradable. El tipo de hombre común con el que el público se identifica. Alguien con quien los invitados sienten tranquilidad de espíritu, pues saben que Jay los tratará con cuidado.

Jay trata a todo el mundo con cuidado; más que nada, a sus cinco millones de espectadores.

Considérese cómo los cuida en cada uno de sus monólogos. Cada chiste lo cuenta como si estuviera ante lectores lentos, con su remate subrayado, reiterado y explicado. Su política es clara: que ningún espectador se quede atrás.

Sin falta, el programa de Leno llena una hora y mata una hora. Nunca reta a sus televidentes atreviéndose a hacer más. Es estable y digno de confianza, sin dejar nada al azar o a la imaginación del público. No hay peligro de que ocurra un gran avance de comedia aquí.

No es casual que David Letterman, y no Leno, haya sido el sucesor espiritual de Johnny Carson. Como rival de Leno en CBS, Letterman presenta "Late Show" con la maestría que corresponde a un "Tonight" post-Carson.

El seguirá haciéndolo, como lo ha venido haciendo desde hace casi 16 años. No hay cambio de mando mientras Dave siga en su puesto. En NBC, están jugando a las sillitas.

Para la próxima semana, "Tonight" tendrá como estrella a Conan, mientras Jay se prepara para el horario estelar.

"Podemos esperar que Jay expanda su público de las 11:30 (pm)", dijo el director de NBC Ben Silverman recientemente, citando un mayor número de televidentes en dicho horario. "Pero estaremos contentos incluso con la misma cantidad".

Un programa nocturno de tertulia se expande al horario estelar: es un plan audaz. También un ejercicio fascinante de reducción de expectativas, y Leno es el hombre indicado para intentarlo. Después de todo, durante 17 años ha jugado vigorosamente el juego de las expectativas bajas, y las ha superado.

Eso podría resumir su legado al "Tonight Show".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes