Jay Z se deshace en elogios hacia Beyoncé

El rapero Jay Z no solo subió al escenario del Staples Center de Los Ángeles para dedicar su premio Grammy -el que ganó a la mejor colaboración rap por 'Holy Grail', a dúo con Justin Timberlake- a las dos mujeres más importantes de su vida, su mujer Beyoncé y su pequeña Blue Ivy, sino que también logró enternecer a todo el auditorio al rendir un sincero tributo a las dos personas que le han convertido en una "mejor persona" a lo largo de los años.

"Quiero dar gracias a Dios por este premio, pero también a todas las estrellas del universo por alinearse de forma que esta preciosa mujer pudiera llegar a mi vida. Gracias a ella soy una mejor persona cada día. Ahora estoy deseando llegar a casa y decirle a Blue: 'Mira, papá consiguió esta taza de oro para ti [haciendo referencia al famoso gramófono dorado]'", afirmó el premiado intérprete.Justo después de hacer acto de presencia en el escenario, Jay Z no dudó en golpear cariñosamente a su amigo Jamie Foxx -encargado de presentar el premio- por los comentarios que este había dirigido previamente al público sobre Beyoncé y su innegable "atractivo", unas alabanzas que posteriormente le hicieron retractarse y disculparse ante la pareja.

Nada más comenzar la ceremonia, Beyoncé y Jay Z se metieron al público en el bolsillo con una espectacular actuación que irradió sensualidad de principio a fin. La estrella del pop apareció en el escenario con un atrevido body negro con transparencias, medias con lunares y pelo mojado para interpretar 'Drunk In Love' sentada en una silla y de espaldas al público, poco antes de que su marido apareciera en escena y bailara seductoramente junto a ella. Al final de la canción y envueltos en una cortina de humo, el matrimonio se despidió de los asistentes con un enternecedor beso en los labios.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes