Jennifer Garner: "Me gusta mi vida, no me iría a ningún lado"

A pesar de que su divorcio de Ben Affleck está cada día más cerca de materializarse, la actriz Jennifer Garner está decidida a demostrar a la opinión pública que, más allá del fracaso de su matrimonio, no podría sentirse más satisfecha del momento personal y profesional que vive a día de hoy.

Así lo puso de manifiesto al hablar de su última película, 'Wakefield', en la que la artista interpreta precisamente a una mujer que decide abandonar por completo su vida y a todos aquellos seres queridos que forman parte de ella para emprender una nueva aventura: una historia que como ella misma ha querido aclarar, nada tiene de autobiográfica.

"No, por supuesto que yo no haría algo así. Me gusta mucho mi vida y no tengo pensado ir a ningún lado", contestó tajante al portal de noticias ET cuando fue cuestionada sobre la posibilidad de que algún día se le hubiera pasado por la cabeza hacer algo similar.

No obstante, la estrella de Hollywood entiende que haya personas que en circunstancias muy concretas fantaseen con la idea de llevar una vida completamente diferente a la que tienen, aunque sin olvidar que, en el caso del personaje que interpreta, este es consciente en todo momento del estado de su familia.

"Sinceramente, creo que todo el mundo puede sentir ese deseo de salir de su propia vida por unos momentos para comprobar cómo los demás sobrellevan su ausencia. A mí me parece surrealista tener el coraje de hacer algo así, seguir ese instinto, vivir fuera de tu vida y ver lo que pasa durante un año", explicó al mismo medio.

El regreso de la famosa artista a las alfombras rojas y a las entrevistas promocionales con una nueva película en la que afronta el papel protagonista -en esta ocasión junto al reputado Bryan Cranston- coincide con la reciente salida de Ben Affleck de la mansión familiar de California que compartían hasta hace escasas semanas.

El oscarizado artista, quien vivía en la casa de invitados del complejo desde que se hizo efectiva su separación en 2015, ya ha encontrado casa en un barrio cercano al de su antigua vivienda.

Como aseguraban en su momento fuentes cercanas a la expareja, el traslado se caracterizó en todo momento por la cordialidad entre ambas partes y por el hecho de que los tres hijos de la expareja -Violet, Seraphina y Samuel- fueron los primeros en conocer la flamante nueva residencia de su famoso padre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes