Jodie Foster: "Deberíamos mirar más allá de las convenciones"

Cannes, FRANCIA (EFE). Aunque Hollywood ha sido el gran exportador del sueño americano, la superdotada oficial del cine, Jodie Foster, centra en la derrota su tercera película tras las cámaras, "The Beaver", protagonizada por Mel Gibson y con la que reta al espectador a "mirar más allá de las convenciones"."A veces deberíamos entender que si alguien está feliz, no debería importarnos la manera de conseguirlo", explica Jodie Foster en una entrevista con Efe, en referencia a esa marioneta con forma de castor que redime a Mel Gibson en "The Beaver" pero que es mirada por su entorno con vergüenza ajena.

Foster, que no es precisamente una estrella convencional de Hollywood, propone en esta película al espectador un juego de imaginación, de ingenuidad y de abstracción.

"El hijo de siete años mira a su padre, que le había ignorado durante muchos años, y no le importa que tenga esa marioneta en la mano. Simplemente se alegra de haberlo recuperado", asegura Foster.

Y así, la película también se disfraza de amable drama familiar para tratar las luces y las sombras del fracaso, algo tan aparentemente ajeno a una ganadora de dos Óscar pero que le acerca a la redención de un Mel Gibson, amigo suyo desde hace años y actualmente denostado por sus escándalos personales.

"Las tragedias te ayudan a comunicarte, son lo que te hace darte a los demás y darles un abrazo. Simplemente, hay que entender que la vida es dura", explica Foster, quien, en cambio, no ha conseguido reconciliar al público estadounidense con Gibson en una cinta que ha experimentado un sonoro fracaso comercial en la taquilla de su país.

Pero Foster, tras analizar las contrapartidas del superdotado en "El pequeño Tate" y reescribir los vínculos familiares en "A casa por vacaciones", ahora suscribe el discurso de que ni el éxito ni el fracaso según los percibe la sociedad tienen que ver con la verdadera felicidad. "De hecho, la parte herida de las personas es para mí la más interesante", explica.

En el Festival de Cannes, donde presentó la película, las reacciones fueron mucho más entusiastas ante esa mano que Foster tiende a Gibson y que va vestida con una marioneta de un castor, a través de la que se comunica y que le hace deshacerse del peso de un pasado marcado por el error.

"Es una película sobre la creatividad como vitalidad. Este hombre ha estado dormido, deprimido y cree que las únicas opciones son morir o vivir así para el resto de su vida", explica Foster.

Por eso, cuando Gibson se pone la marioneta "vuelve a vivir, tiene creatividad de nuevo, quiere ser un artista", explica Foster.

La interpretación impúdica del actor y director de "Braveheart", que muestra la parte más inédita de su talento y, según la directora, también de sí mismo, ha eclipsado a la segunda línea argumental de esta cinta.

"La película está contada en dos historias: el padre que se derrumba y el hijo que está avergonzado, no quiere ser como él pero tiene miedo de no poder evitar acabar siéndolo", resume Foster. "Esa historia es una de las partes más emocionantes de la película, porque a todos nos pasa. No queremos ser como nuestros padres, pero nos encontramos irremediablemente caminando en esa dirección".

Y allí, además de la "lucha por cambiarse a uno mismo", se encuentra con el espejismo del éxito gracias al personaje que interpreta Jennifer Lawrence y que se enamora del hijo de Mel Gibson, interpretado por Anton Yelchin.

"Ella parece perfecta, tiene todo lo que se podría pedir: "cheerleader", guapa... pero la parte que le hace atractiva a los ojos de su chico es la parte que está herida, la que no entiende. Allí es donde conectan", asegura.

Ahora, tras este proyecto más personal, Foster retoma ahora el pulso a su carrera como actriz con dos atractivos proyectos: "Carnage", de Roman Polanski, basada en la obra de Yasmina Reza "Un dios salvaje", y "Elysium", al lado de Matt Damon.

En el tintero, en cambio, sigue su eterno proyecto como directora: "Flora Plum", drama circense que siempre quiso rodar con Russell Crowe. "Se han hecho muchas películas sobre circo en todo este tiempo, y de alguna manera siento que ya la he hecho. La preparé, tuvimos ensayos... así que sí, dentro de mí que 'Flora Plum' ya está hecha", concluye.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada