Johnny Depp duplica precio de la finca que venderá en Francia

Aunque se desconoce si sus últimas operaciones inmobiliarias están directamente relacionadas con el proceso de divorcio que atraviesa junto a su exmujer Amber Heard -quien denunció haber sido objeto de malos tratos-, Johnny Depp ha vuelto a poner a la venta la amplia finca que posee en Francia y ha fijado por ella un precio de 55 millones de dólares (algo menos de 50 millones de euros).

La exclusiva propiedad tiene una extensión de 14 hectáreas y alberga más de 12 edificios completamente equipados para disfrutar de unas vacaciones de ensueño, ya que entre ellos se reparten dos piscinas, un gimnasio, un 'skatepark', un restaurante especialmente concebido para organizar grandes eventos, así como un garaje de grandes dimensiones.

Asimismo, en sus terrenos se encuentra una iglesia que fue reconvertida en casa de invitados y cuyo confesionario ha acabado dando lugar a un improvisado armario, según la descripción que aparece en la página web de la agencia inmobiliaria que se encarga de gestionar la venta.Cuando el astro de Hollywood decidió por primera vez poner la finca en el mercado el año pasado, la cifra que exigía a sus potenciales compradores era significativamente inferior, concretamente 27 millones de dólares (casi 25 millones de euros) que suponen algo más de la mitad de lo que pide ahora por ella.

"Johnny Depp quiere vender la propiedad porque cree que ha llegado el momento de cerrar este maravilloso capítulo que ha vivido en ella y espera que el próximo dueño o dueña sea tan feliz aquí como lo ha sido él", explicó Alexander Kraft, director gerente de la entidad inmobiliaria Sotheby's International Realty France, en una nota adjunta a la descripción de la lujosa propiedad.

Además de deshacerse de sus posesiones en el país galo, el cuestionado intérprete también está decidido a desprenderse de su mansión veneciana por una cantidad superior a los 10 millones de euros (casi 12 millones de dólares), un movimiento que la prensa italiana no ha dudado en vincular a las posibles pérdidas que le produciría una hipotética sentencia desfavorable en el litigio que mantiene con su expareja, pese a que Amber Heard decidió renunciar finalmente a la pensión de manutención que había solicitado ante el juez que lleva el caso.

Más difíciles de predecir son las consecuencias económicas y de toda índole que podría tener para Johnny Depp una hipotética condena derivada del "maltrato físico y psicológico" al que habría sometido a la también actriz, ya que el juzgado que estudia la demanda de divorcio recibió de Amber una declaración exhaustiva que incluía varias imágenes en las que aparecía con múltiples magulladuras en su rostro.

Según su versión de los hechos, el actor le habría lanzado un teléfono móvil a la cara durante un altercado doméstico que tuvo lugar pocos días antes de que diera el paso y acudiera a los tribunales.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes