Johnny Depp visita las montañas serbias

MOKRA GORA (AFP). El director Emir Kusturica reunió esta semana en su pueblecito perdido de las colinas del suroeste de Serbia a unas cuantas personalidades del cine, entre ellas el actor norteamericano Johnny Depp, para reunirse con jóvenes realizadores de todo el mundo

Por tercer año consecutivo, Emir Kusturica, doble ganador de la Palma de Oro en Cannes, con "Papá está en viaje de negocios" y "Underground", organiza el Festival Internacional de Cine y Música, una manifestación distendida en la que grandes figuras del cine charlan con directores jóvenes.

El realizador norteamericano Jim Jarmush fue el invitado de honor de Kusturica el año pasado.

Kusturica, que además de hacer cine toca la guitarra y lidera un grupo rock, The No Smoking Orchestra, no ha dejado de lado la música: los conciertos y las fiestas marcan las noches del festival.

"La fórmula es magnífica porque establece un vínculo entre futuro y presente" del cine, resume un invitado de la comunidad cinematográfica, que alaba "la apertura y disponibilidad de la gente. Hacemos encuentros y vemos películas".

"Está muy bien esto de encontrarse entre gente del cine" en un festival "sin protocolo", confirma a la AFP la presidenta del jurado, Marjane Satrapi, codirectora de la película de animación "Persépolis".

La cineasta franco-iraní no parece acabar de creerse que se encuentre en un lugar tan improbable como Mokra Gora, en el suroeste de Serbia, no lejos de la frontera bosnia, un pueblo de casas de madera tradicionales y una capillita que Emir Kusturica mandó construir para el rodaje de "La vida es un milagro" (2004). El cineasta vive aquí cuando no le toca recorrer el mundo.

Al llegar, tras cinco horas de carretera desde Belgrado, "no sabes muy bien dónde estás", dice Satrapi con una sonrisa.

"En un festival normal nunca tienes tiempo de estar con la gente. Siempre tienes a gente detrás. Siempre estás posando, haciendo un papel. Tienes que parecer inteligente, estar bien peinada, guapa, ¡tienes que serlo todo!", se explaya la cineasta.

Satrapi y el jurado que preside tienen que ver 29 cortometrajes de jóvenes autores de todo el mundo antes de la entrega de premios prevista el próximo martes. Entre ellos, "Buenas intenciones" del mexicano Iván Lomelí, y "Terra incognita" de Rodrigo Alves Melo, estudiante brasileño de la escuela cubana de San Antonio de los Baños.

La imagen es insólita: Johnny Depp, actor de fama mundial, sale del chalé de madera donde ha sido huésped de Emir Kusturica después de celebrar hasta altas horas el Año Nuevo ortodoxo. Depp se acerca a los estudiantes y se abre paso, con la ayuda de sus guardaespaldas, entre los admiradores y admiradoras congregados a su paso.

También la prensa está presente, y espera largas horas la conferencia de prensa de la estrella, que cumple con soltura y muchas tablas el ritual de contestar a las preguntas, por insólitas que resulten.

Depp dice que está "muy impresionado" por esta aglomeración en un lugar perdido de Serbia y por la posibilidad de "estar con la gente".

Emir Kusturica desea que su festival conserve una dimensión razonable y siga consagrado únicamente "al cine, a la música y a la vida", alejado de "las películas taquilleras que contaminan el espíritu".

Johnny Depp, coronado como el hombre más sexy del planeta por la revista People, se dispone a actuar en una nueva película de Emir Kusturica, consagrada al revolucionario mexicano Pancho Villa.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada