Jonathan Rhys Meyers y su esposa han perdido el hijo que esperaban

El actor Jonathan Rhys Meyers y su esposa Mara Lane han confirmado públicamente, a través del perfil compartido que tienen en la red social Instagram, la pérdida del hijo que esperaban a causa de un aborto espontáneo, una trágica noticia que tuvo lugar el pasado siete de septiembre y de la que ahora han querido compartir abiertamente las terribles secuelas emocionales que de ella se desprenden.

"Siete de septiembre de 2017, siempre jóvenes pero con mucha tristeza, abrimos nuestros corazones para anunciar que J [Jonathan] y yo hemos perdido a nuestro segundo hijo, que estaba todavía gestándose. Era un niño muy, muy querido por los dos, especialmente por J, que no se ha tomado la noticia precisamente bien, y todavía estamos lidiando con las consecuencias... Cuando la vida te pone a prueba de esta forma, es difícil reaccionar", ha escrito Mara, madre también de un niño de ocho meses con el reputado actor, en la citada página.

Teniendo en cuenta que hace solo unos días salió a la luz que el intérprete irlandés había tenido que ser asistido por la policía para abandonar el aeropuerto de Dublín, al que llegó en un preocupante estado de embriaguez con la intención de tomar un vuelo a Vancouver en el que nunca llegó a embarcar, resulta comprensible que su mujer haya querido pronunciarse ante la polémica para excusar su comportamiento y ligarlo a la dramática situación personal que ambos viven a día de hoy.

"Mucha gente no sabe que mi marido es irlandés y que lleva años luchando contra el alcoholismo y la depresión. Es verdad que ha estado bebiendo entre un trabajo y otro para tratar de sobrellevar la tristeza de lo que ha ocurrido. Yo también estoy intentando asimilar lo que implica vivir bajo el ojo público, y me parece que aquellos que le han estado sacando fotos en ese estado han cometido un grave error. Pero bueno, os perdonaremos", reza otro extracto de la larga publicación, en la que Mara no ha tenido reparo en dar a conocer el tratamiento al que se verá sometido Jonathan para tratar de erradicar sus adicciones.

"Está bien ahora mismo, al menos seguro, ya que cuenta con el apoyo de su compañero de terapia y de su guardaespaldas, y va a ingresar en una clínica de desintoxicación cercana a nuestra casa. Le han denegado hasta en dos ocasiones el ingreso hospitalario, y eso que llevábamos dos meses de espera. La vida es así, la vida es bella y muy dura en ocasiones, así que no creo que sea justo despreciar a la gente cuando sería mucho más útil ayudarles a salir adelante", concluye Mara en su carta virtual.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes