Josh Hartnett ha sufrido alucinaciones por su extrema pérdida de peso

De cara a su último proyecto cinematográfico, '6 Below', el actor Josh Hartnett siguió una frugal dieta para adelgazar lo máximo posible y ofrecer así una interpretación realista del jugador de hockey y snowboarder Eric LeMarque, quien pasó ocho días atrapado en una tormenta de nieva. Los límites a los que ha estado dispuesto a llegar el intérprete con tal de hacerle justicia a la historia llegaron a poner en peligro su propia salud y a provocarle incluso alucinaciones por culpa de las privaciones que se había autoimpuesto.

"Como Eric perdió mucho peso en la montaña, seguía una dieta que era muy limitada. Básicamente la cantidad de comida que me permitía comer era inexistente. Y eso, sumado a la cantidad de energía que gastaba a esa altura, no me quedaba ninguna, así que empecé a perder la cabeza debido a los efectos alucinógenos de adelgazar tanto", explica el antiguo ídolo juvenil en una entrevista al periódico Metro.Pero ese no fuguen el único peligro al que se enfrentó mientras grababan en las montañas de Utah.

"Es cierto que el frío era incómodo, pero puedes ponerte capaz debajo del vestuario del personaje, para ayudarte a sobrellevarlo. En medio de los elementos, nadie es inmune al frío. Acabará llegando un momento en que la temperatura descenderá hasta un punto que no puedas soportar, pero hay formas de lidiar con ello", asegura con naturalidad y sin darle importancia, a pesar de que sufrió un principio de hipotermia y casi se le congelan los pies en varias ocasiones.

"En una ocasión, tuvimos que parar porque estaba empezando a congelarme y necesitaba entrar en calor. Los médicos me recomendaron que lo dejara unos días para que mis pies descansaran, pero no era posible, así que simplemente pusimos unos cuantos calentadores más en mi botas y no aseguramos de tomarnos descansos para que entrara en calor".

Con poco más de 20 años, y tras protagonizar taquillazos como 'Pearl Harbor' y éxitos adolescentes tipo 'The Faculty', Josh Harnett optó por renunciar a las producciones más comerciales y alejarse de Hollywoo.

"Empecé a dedicarme a esto muy joven, tenía 18 años cuando conseguí mi primer papel, y fue basado en la percepción que otros tenían de mí. En aquel momento no tenía dinero, así que me pareció bastante increíble: 'Puedo ser actor y ganar dinero, ¡esto es absurdo!'. Y acabé trabajando sin parar durante mucho tiempo, cinco años, sin descansos y encadenando películas, y resultó un viaje maravilloso. Pero me dejé llevar, no estaba controlando mi destino", explica en otra entrevista al Huffington Post justificando su 'desaparición' del cine más comercial.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes