Jurado condena a O.J. Simpson por robo y secuestro

ETIQUETAS

LAS VEGAS, EU (AFP). El ex astro del football americano O.J. Simpson fue declarado culpable de robo a mano armada y secuestro el viernes en Las Vegas (Nevada, oeste), 13 años después de ser absuelto por el asesinato de su ex esposa y un amigo de ella, constató la AFP.

A tres semanas de iniciado el juicio, el jurado deliberó por más de 13 horas el viernes sobre la docena de cargos imputados a Simpson y a su amigo Clarence Stewart en relación a un incidente ocurrido en un casino de Las Vegas en setiembre de 2007.

El ex astro del football americano, también famoso por haber sido sobreseído en 1995 del crimen de su ex mujer, Nicole Brown, y de Ron Goldman, se mostró frío mientras escuchaba el veredicto de culpabilidad en todos los cargos contra él y Stewart, que podrían ser condenados a cadena perpetua.

Después de anunciado el fallo, a eso de las 23H00 locales (06H00 GMT), el juez Jackie Glass negó un pedido de libertad bajo fianza para Simpson, que fue retirado de la corte esposado.

Su sentencia será anunciada el 5 de diciembre.

El jueves 13 de septiembre del año pasado, Simpson y Stewart irrumpieron junto a un grupo de hombres armados en una habitación del casino hotel Palace Station de Las Vegas, para llevarse una colección de artículos deportivos valorada en 100,000 dólares.

La fiscalía acusó a Orenthal James Simpson, de 61 años, de ingresar al cuarto de hotel con cinco hombres armados para apoderarse de unos 700 objetos de colección que estaban en posesión de los comerciantes Alfred Beardsley y Bruce Fromong.

El ex deportista y actor, que se declaró "no culpable", afirmó que los artículos le habían sido robados y los quería recuperar, y que no sabía que sus acompañantes portaban armas de fuego.

Sin embargo, cuatro co-acusados alcanzaron acuerdos con la fiscalía y declararon contra Simpson. El sexto hombre implicado en el caso, Clarence Stewart, compareció junto al ex jugador.

El 3 de octubre de 1995, Simpson fue absuelto en Los Angeles de los asesinatos de su ex esposa Nicole Brown y de un amigo de ésta, Ron Goldman, cometidos el año anterior. En esa época, Los Angeles se recuperaba todavía de los disturbios raciales de 1992, y la defensa presentó a Simpson como víctima de una Policía racista. El proceso concluyó en medio de un gran espectáculo mediático y aún hoy despierta controversia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes