La "boda" de Justin y Hailey Bieber sigue en suspenso

Aunque la pareja formada por el cantante Justin Bieber y la modelo Hailey Baldwin, quien ya ha recibido formalmente el apellido del intérprete, lleva seis meses de feliz matrimonio tras esa visita relámpago que ambos protagonizaron el pasado septiembre a una oficina del registro de Nueva York, sus más allegados todavía están a la espera de que los dos enamorados se animen finalmente a poner fecha a esa ceremonia tan íntima y familiar con la que pretendían celebrar por todo lo alto su compromiso de por vida este mismo año.

A lo largo de los últimos meses, Justin y Hailey han tenido que posponer hasta en dos ocasiones la esperada celebración y, para ello, su equipo no dudó en facilitar a los invitados diversas cartas con las que informarles de los cambios que se han producido desde entonces. Sin embargo, los futuros asistentes llevan más de un mes sin recibir noticias al respecto.

De esta situación se deriva, por supuesto, que los Bieber han decidido dejar definitivamente de lado los preparativos de ese día tan especial y, como ya avisaba el propio intérprete en un críptico y ligeramente preocupante mensaje a sus seguidores de las redes sociales, centrarse exclusivamente en el proceso de recuperación anímica y psicológica en el que se embarcó recientemente el astro del pop.

"La boda tendrá lugar en algún momento del futuro, pero ninguno de los dos tiene tiempo ahora para preparar nada de eso. No han vuelto a enviar cartas pidiendo a los invitados que reserven una fecha determinada. Esperarán todo lo que haga falta hasta que Justin empiece a encontrarse mejor y de verdad le entusiasme la idea de planificar la boda", ha revelado un miembro de su círculo cercano a la revista People.

El mismo confidente ha corroborado en su conversación con la publicación las palabras que Justin trasladaba recientemente a su base de seguidores el artista confesaba estar pasándolo mal pero también aseguraba afrontar la situación con "optimismo" al explicar que ya ha hecho progresos muy significativos a la hora de volver a la normalidad y disfrutar de una situación de renovado bienestar.

"Justin está recibiendo tratamiento en las dos costas [la oeste y la este de Estados Unidos], pero en términos generales está bien. Está plenamente centrado en la tarea de convertirse en la mejor versión de sí mismo, tanto para su beneficio como para el de Hailey y todos sus seres queridos. Y Hailey le está apoyando de forma incondicional, sin añadirle presión de ningún tipo y transmitiéndole abiertamente su respaldo", ha apuntado la misma fuente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes