Kellan Lutz conduce un viejo coche de policía

El día que compró un viejo coche de policía en una subasta por internet, el actor Kellan Lutz cumplió uno de sus sueños de infancia al poder ponerse detrás del volante de un vehículo de las fuerzas del orden, pero además, también encontró su particular forma de prestar servicio a la comunidad al descubrir que podía utilizarlo para hacer pasar un mal rato a los jóvenes que beben ilegalmente en la vía pública.

"Siempre había sido uno de mis sueños, así que cuando tuve la oportunidad, no lo dudé y me compré un coche de la policía que vendían en eBay por 6 000 dólares (4 000 euros). Es un modelo con las lunas tintadas, sirenas en los laterales y hasta una radio. Lo cierto es que todo el mundo experimenta una sensación parecida cuando tiene un coche policial parado al lado, una especie de ansiedad. Yo vivo en el barrio de Venice, y es una zona donde hay muchos callejones que los críos utilizan para fumar y beber, así que me encanta aparcar allí porque resulta muy divertido ver cómo se ponen nerviosos", confesó el atractivo intérprete en el programa del humorista Conan O'Brien, para añadir entre risas: "Además, así puedo conducir muy rápido".

Sin embargo, el joven es consciente de los problemas que le puede acarrear tratar de suplantar a un agente de la policía, por lo que quiso hacer hincapié en que su peculiar pasatiempo es tan solo una travesura sin importancia."Es cierto que tengo las típicas gafas y la gorra, pero obviamente no estoy tratando de suplantar a un policía. Solo lo hago para divertirme un poco", declaró Kellan, que no dudó en bromear asegurando que también tiene un uniforme a juego: "Claro que tengo el traje, pero ese es solo para hacer striptease".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes