Kelly Brook sigue los pasos de la boda italiana de Kim Kardashian

La boda de Kim Kardashian parece haber comenzado a inspirar a más y más famosas, que ven en la mezcla de grandiosidad y clasicismo, la combinación perfecta para su gran día.

Así, la modelo y presentadora Kelly Brook, ha desmentido los rumores de una boda exprés con su prometido David McIntosh a principios de este mes, asegurando que planea celebrar su gran día en la campiña italiana.

"No hay gastos demasiado extravagantes cuando se trata de organizar la boda de Kelly. Es la primera vez que caminará hacia el altar, y quiere que todo sea perfecto. Así que ella y David creen que un castillo en Italia sería el lugar ideal para disfrutar de un verdadero día de ensueño", aseguró una fuente al periódico Daily Star.

De esta manera, la pareja dejaría atrás sus días de inestabilidad sentimental, marcados por los constantes altibajos que ha vivido su relación desde que se conocieran en la Nochevieja del año pasado. Así los dos enamorados estarían planeando gastar más de 800 000 dólares (600 000 euros) en los preparativos de su gran día.

"El enlace les va a costar seis cifras, así que no hay ninguna duda de que la gente se enterará de que ya han celebrado su boda", añadió.

Al igual que la televisiva Kim -que se sometió a todos los tratamientos posibles para reafirmar su figura-, Kelly también quiere ofrecer su mejor imagen el día de su boda, por lo que no ha dudado en pedirle ayuda a su futuro marido a la hora de ponerse en forma, confiando en la experiencia de David como exmarine.

"Kelly quiere estar en la mejor forma posible para su enlace. Lleva inmersa en una estricta rutina desde febrero, comiendo solo platos saludables y entrenándose a fondo con David. Kelly es consciente de que siempre ha tenido una figura curvilínea, pero quiere estar lo más tonificada posible para entrar en el vestido de sus sueños", concluyó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes