Kelly Osbourne dejaba 'heces de perro' por todo su apartamento

Después de que la afamada Kelly Osbourne, hija del roquero Ozzy Osbourne y su mujer Sharon, demandara a su antiguo casero por quedarse con los más de 18 000 dólares relativos a la fianza de su piso de Hollywood, el dueño del inmueble no ha dudado en afirmar públicamente que tiene varias razones de peso para no devolverle tan elevado importe, entre las que destacan no solo los daños que presentaba la casa una vez finalizado el contrato de alquiler, sino también la negativa de la artista a recoger los excrementos que iba dejando su perro por todas las habitaciones.

Como publica el portal de noticias TMZ citando directamente a Arshia Refoua, propietario del exclusivo piso, la ahora presentadora de televisión abandonó la vivienda en un estado "lamentable" cuando decidió mudarse en abril de 2013; llena de suciedad, graves desperfectos en su mobiliario y, sobre todo, restos de "orina y heces" que contribuían a que la atmósfera del lugar fuera "irrespirable".

Según su propio testimonio, el dueño se percató también de que había incontables agujeros en las paredes e incluso un llamativo charco de agua rodeando la bañera de uno de sus dos cuartos de baño.Además de insistir en que se quedará con el depósito del alquiler, Arshia Refoua está dispuesto a llevar su caso a los tribunales para buscar una indemnización de más de 50 000 dólares, una cantidad que a su juicio le será muy útil para devolver la lujosa vivienda a su estado original.

Sin embargo, el magistrado que en estos momentos analiza la primera demanda interpuesta por Kelly tendrá que determinar esta semana si la retención de la fianza se ajusta a la legalidad y no constituye un abuso contractual.

Tan pronto como se inició la guerra entre Kelly Osbourne y su casero, la estrella mediática no tardó en hablar abiertamente de la estrategia de "acoso y derribo" que supuestamente habría sufrido por parte del dueño de la vivienda, detallando en los documentos legales de su demanda algunos ejemplos de la conducta "irrespetuosa" y ofensiva de la que fue objeto por parte de Arshia Refoua durante su tiempo en el apartamento.

Según el escrito, el dueño no se lo pensaba demasiado a la hora de acceder a la casa cuando le convenía y sin pedir permiso, además de aprovechar tan imprevisible visita para insultarla directamente por no limpiar más a menudo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes