Kendall Jenner culpa a la prensa sensacionalista de sus problemas con distintos acosadores

La irrupción de un desconocido en su propiedad de Los Ángeles por segunda vez en espacio de una semana ha sido la gota que ha colmado el vaso para Kendall Jenner. En el pasado la modelo había lidiado con sus problemas con distintos acosadores de una forma estrictamente privada, pero en esta ocasión no ha dudado en recurrir a sus redes sociales para buscar culpables y señalar con el dedo a los medios sensacionalistas estadounidenses, a los que acusa de poner en riesgo su seguridad.

"¿Y cómo creéis que esa gente tan aterradora descubre dónde está mi casa? Porque vosotros publicáis no solo las fotografías, sino también la localización. No es en absoluto seguro. ¿Es que no podemos conservar ni un ápice de intimidad?", ha escrito la maniquí en su perfil de Twitter junto a un enlace a un vídeo publicado por el portal TMZ acerca de cómo el intruso había conseguido colarse en la urbanización privada en que ella reside escalando la ladera de una montaña para acceder al jardín de su mansión en dos ocasiones diferentes, siempre a través del mismo camino, hasta que la policía logró detenerle.

Tal y como ha tratado de hacer ver a todos sus seguidores la estrella de las pasarelas, la difusión de imágenes de su vivienda sin tomar preocupaciones para ocultar su situación no es equiparable a que un paparazzi la fotografíe mientras camina por la calle, ya que supone cruzar una nueva línea de intromisión en su vida privada.

"Siempre he sido consciente de en qué me estaba metiendo [con mi carrera], pero cuando desveláis el lugar exacto donde vivo, entonces ponéis mi vida en peligro. Tu hogar debería ser tu santuario, pero en mi caso y por culpa de tabloides como el vuestro, mi casa es cualquier cosa menos eso. Deberíais estar avergonzados de vosotros mismos", ha añadido, siempre dirigiéndose a la mencionada publicación.

La puesta en libertad este mismo miércoles del varón de 37 años que lleva más de un mes acosándola y contra quien ya pesaba una orden de alejamiento ha terminado sin duda de enfurecer a Kendall, aunque al menos le queda el consuelo de que ayer jueves el hombre volviera a ser arrestado por las autoridades acusado de allanamiento de morada y de violar la medida impuesta contra su persona por un juez. Por el momento continúa detenido bajo una fianza de 30.000 dólares.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes