Kevin Bacon conoció a su mujer Kyra Sedgwick cuando ella tenía 12 años

La historia de cómo se conocieron y enamoraron los actores Kevin Bacon y Kyra Sedgwick, uno de los matrimonios más consolidados de la industria del cine desde hace treinta años, no tiene nada que envidiar al que exhiben las mejores películas románticas.

Todo comenzó a finales de los años setenta, cuando la madre de la actriz convenció a su hija, entonces una jovencita de 12 años, para que fuera a ver la obra de teatro que en ese momento protagonizaba el por entonces prometedor intérprete en Nueva York con el objetivo de que pudiera comprobar en primera persona el talento del que, a su parecer, ya hacía gala su futuro yerno.

"Sinceramente, no recuerdo haberla conocido cuando ella tenía 12 años. Yo estaba haciendo una obra fuera de Broadway y su madre, que era una gran apasionada del teatro y me había visto actuar varias veces, le dijo: 'Tienes que ir a ver a ese chico, es muy bueno'. Se lo comentó porque sabía que ella quería dedicarse a esto, no porque pensara que yo era guapo. Así que le consiguió entradas para venir a ver la función", reveló el propio Kevin en el programa radiofónico de Chris Moyles.

La protagonista de la popular serie 'The Closer' no solo tiene que agradecer a su querida progenitora que le ayudara a conocer a quien finalmente se convertiría en el padre de sus dos hijos, Travis (27) y Rosie (25). Su hermano Robert también jugó un papel clave en tan entrañable historia, ya que de no ser por él Kyra nunca se hubiera atrevido a cruzar palabra con Kevin cuando coincidieron a la salida del teatro.

"Durante el descanso entre la función de la mañana y la de la tarde, yo estaba en una tienda comprando un bocata. Ella acababa de ver la obra y su hermano le dijo: 'Está ahí, está ahí. Ve a hablar con él', y al final la convenció para que fuera a hablar conmigo. Se acercó y me dijo que había visto mi obra y que yo había estado muy bien. Creo que le contesté de manera bastante condescendiente, algo así como: 'Gracias, querida'", recordó en la misma entrevista, admitiendo que ese día tuvo una actitud bastante arrogante con su actual mujer.

Años más tarde, los caminos de Kevin y Kyra volvieron a cruzarse por partida doble. Primero, la pareja coincidió en la misma clase de aerobic, de la que él salió completamente enamorado de ella y de su larga melena dorada. Poco después, se encontraron de nuevo en el set de rodaje de la adaptación televisiva de la obra 'Lemon Sky' y fue precisamente entre cámaras y focos cuando Kevin se armó de valor para pedirle por fin una cita a la guapa actriz, aunque no fue nada fácil.

"Sentía que no sabía cómo preguntarle a alguien si quería salir conmigo, estaba algo perdido en ese aspecto, no sabía cómo hacerlo. Ni siquiera tenía el coraje de ir a pedirle que me dejara invitarla a cenar, y además sabía que ella tenía novio, así que tuve que ingeniármelas para ver cómo podía ligar con ella", confesó Kevin.

La cena tampoco fue todo lo bien que esperaba el actor, ya que tuvo que esperar varios días hasta acabar de conquistar a Kyra, en gran parte porque a ella no le impresionaba lo más mínimo el largo currículum -tanto profesional como sentimental- que había convertido a Kevin en toda una estrella con 30 años, gracias a su brillante papel como Ren McCormack en el musical 'Footloose'.

"A Kyra no le importaba lo más mínimo ni yo ni mi carrera. De hecho, ella pensaba que era algo engreído y arrogante, lo cual es cierto. Yo esperaba que ella lo supiera todo de mí y de las películas que había hecho, pero la verdad es que no tenía ni idea. Ni siquiera había visto 'Footloose', aunque supongo que ahora ya sí", concluyó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes