Leo Messi sonríe gracias a sus hijos

Puede que el astro argentino Leo Messi no atraviese una de sus mejores etapas en lo relativo a su vida profesional, ya que además de anunciar que no volvería a jugar con la selección albiceleste tras perder la final de la Copa América contra Chile, la semana pasada sufría un duro golpe judicial al ser condenado a 21 meses de cárcel por fraude fiscal en España.

Sin embargo, el delantero del FC Barcelona ha tenido en los últimos días la oportunidad de desconectar por completo de sus problemas y refugiarse en la idílica familia que ha formado con la joven Antonella Roccuzzo, madre de los pequeños Thiago (3) y Mateo (10 meses) con el futbolista, aprovechando que todos se han ido a pasar unos días de descanso a las islas Bahamas.Lejos de esconderse de la opinión pública para no avivar la polémica relativa a sus problemas tributarios, Leo y Antonella han presumido orgullosos en las redes sociales de la maravillosa experiencia que están viviendo los cuatro en el Caribe, unas vacaciones que les ha servido tanto para hacer todo tipo de actividades con sus retoños como para cultivar el apasionado romance que les une desde hace tantos años.

"Estos son mis chicos, es imposible amarlos más. Mi vida, mi mundo, familia hermosa que tengo", escribió Antonella en su cuenta de Instagram para titular una enternecedora estampa en la que Messi aparece a bordo de un yate igual de sonriente que sus dos hijos, a los que está abrazado.

Poco antes, su pareja publicaba otra foto en la que solo puede apreciarse la silueta de los dos enamorados bajo el privilegiado escenario de una puesta de sol.

"Atardecer... enamorados", aseveró.Además de relajarse en un entorno tan idílico como el que proporcionan las islas Bahamas, el futbolista argentino se ha dedicado a enseñar a su pequeño Thiago a nadar en la piscina del exclusivo complejo hotelero Atlantis Paradise Island donde se hospedan, además de aprovechar las cálidas noches caribeñas para reunir a otros familiares y amigos con el propósito de degustar juntos de una suculenta cena.

Pese a que el deportista recibió en medio de sus vacaciones la desfavorable sentencia judicial que le impone a él y a su padre Jorge una pena de casi dos años de prisión -sin embargo, el fallo es recurrible y lo más probable es que ninguno de los dos acabe en prisión al carecer de antecedentes penales-, Messi y Antonella han demostrado que nada puede alterar la felicidad que les invade cuando se encuentran junto a sus hijos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes