Liam Gallagher: "Estaría en la cárcel o muerto de no ser cantante"

Fiel a la naturalidad y a ese toque de irreverencia con el que se expresa tanto sobre los asuntos de la actualidad como sobre su propia trayectoria artística, el cantante Liam Gallagher no ha tenido reparo alguno a la hora de reflexionar sobre el futuro tan poco halagüeño que le habría esperado si no hubiera cumplido su sueño de triunfar en el mundo de la música, hasta el punto de reconocer que, a día de hoy, estaría probablemente "muerto" o en la "cárcel" si su vida hubiera discurrido por otros derroteros.

"Creo que si no hubiera acabado en una banda de rock, probablemente me habría ganado la vida vendiendo drogas, por lo que ahora estaría en la cárcel o incluso muerto. Sinceramente, muchos de los amigos que tenía esos años han terminado de esa forma", ha confesado el exvocalista de Oasis antes de admitir que su carácter no hacía precisamente de él un candidato ideal para un empleo algo más convencional."Es que nunca me he visto trabajando en un pu** pub o en un pu** restaurante, tomando pedidos y recibiendo órdenes de cualquier capu***", se ha justificado en la entrevista que ha concedido al diario británico The Guardian.

Por si no fuera suficiente con sus inquietantes teorías sobre el tipo de vida que le habría esperado lejos de los escenarios y los focos, el hermano del también músico Noel Gallagher ha querido rememorar en la conversación uno de los episodios más dramáticos y perturbadores de su caótica trayectoria vital: uno que tuvo lugar en Munich en el año 2002 y que acabó con el vocalista sufriendo, según su testimonio, una supuesta tortura en una comisaría de la ciudad alemana.

"Esos dientes me los quitó la pu** policía alemana con unos alicates. Estaba en el bar y de repente me encontré en una comisaría con un fuerte dolor en la cabeza... Alguien me habría dado un golpe, me habría metido en una furgoneta y me habría llevado directamente para allá", ha contado sobre las consecuencias del altercado que protagonizó ese año en un club nocturno mientras estaba de gira con Oasis, para a continuación argumentar por qué la rotura de sus dientes no tuvo nada que ver con la pelea en cuestión.

"Si yo te pego en la boca, lo normal sería que se te hincharan los labios, ¿verdad? Y yo no tenía lesión de ningún tipo antes de que me arrestaran. De hecho me pasé un buen rato silbando después de eso [la confrontación]", ha sentenciado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes