Liam Gallagher vuelve a convertirse en el terror de un vecindario londinense

Allá por la década de los noventa, después de que el disco '(What's The Story) Morning Glory' les consagrara como el máximo exponente del brit-pop y les hiciera millonarios, Oasis estableció su base de operaciones en la infame mansión de 'Supernova Heights' -bautizada así en honor a la última canción de dicho álbum- que Noel Gallagher adquirió en el barrio de Belsize Park.

Allí fue donde durante años organizaron fiestas legendarias que congregaban a paparazzi y fans por igual a la puerta de la propiedad a la espera de ver entrar o salir a alguna celebridad y torturaban a los residentes de la zona hasta altas horas de la madrugada.

Parece que ahora la historia vuelve a repetirse, pero en otro barrio del norte de la ciudad, Highgate, y en una propiedad adquirida por el menor de los hermanos, Liam. El cantante acaba de mudarse junto a su novia Debbie Gwyther a una vivienda de tres habitaciones valorada en algo más de dos millones de libras, situada muy cerca de la antigua mansión en que George Michael residió hasta su fallecimiento en 2016, y su llegada al barrio no ha comenzado precisamente con buen pie.

"Se me encogió el corazón cuando me contaron que Liam se había instalado. Un amigo mío y yo le vimos entrando en su casa y nos gritó a todo pulmón: '¿Qué mi**da estáis mirando? ¿Queréis sacarme una pu** foto? Im**ciles'. Me quedé de piedra", ha comentado el propietario de una de las casas de Highgate en declaraciones a la sección Bizarre del periódico The Sun.

"Aquí vive gente muy reservada, gente decente, y me temo que ese Gallagher va a ser un vecino terrible. No sé mucho sobre música rock o sobre Oasis, pero me han dicho que en realidad no sabe cantar y que su hermano era el verdadero talento y el celebro de la banda", ha comentado este vecino poniendo, sin aparentemente saberlo, el dedo en la llaga, ya que la rivalidad de Liam y Noel se ha convertido en una de las más legendarias de la industria de la música.

Por suerte, la identidad del responsable de esas declaraciones no ha sido desvelada y probablemente sea lo mejor en vista de que en el pasado Liam Gallagher tuvo más de un altercado con sus vecinos de Hampstead, siendo el más famoso de ellos el que protagonizó con el chef Jamie Oliver: tras una noche de fiesta, el músico se plantó en su casa y comenzó a tirarle piedras a su ventana mientras le pedía a gritos que le prepara un 'bacon roll'.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes