Liam Hemsworth habría iniciado ya los trámites para divorciarse de Miley Cyrus

Aunque en las horas inmediatamente posteriores a la publicación de las primeras noticias sobre su separación Liam Hemsworth se encontraba refugiado en la localidad australiana de Byron Bay y, concretamente, en la mansión que su hermano Chris y su cuñada Elsa Pataky tienen allí, esa circunstancia y su aparente deseo de no volver a Los Ángeles en una buena temporada no parece haber sido impedimento para que sus abogados hayan interpuesto ya una demanda ante un tribunal de la ciudad californiana a fin de disolver legalmente su matrimonio con Miley Cyrus.

Esa es al menos la información que maneja en estos momentos el portal de noticias TMZ, el cual se habría puesto en contacto con fuentes del entorno de la ya expareja para corroborar que el actor habría iniciado este mismo miércoles los trámites necesarios para regresar oficialmente a la soltería, alegando para ellos "diferencias irreconciliables" con su todavía esposa.

Hay que recordar que los dos artistas firmaron un acuerdo pematrimonial para proteger sus respectivos patrimonios económicos en el caso de que se produjera una ruptura. Teniendo asimismo en cuenta que no tienen descendencia, es poco probable que el proceso judicial vaya a extenderse demasiado ante la ausencia de disputas de índole financiera o ligadas a la custodia de unos hipotéticos hijos.

Si se atiende a los rumores que han venido circulando recientemente sobre la actitud con la que Miley Cyrus habría afrontado estos días el fin de su historia de amor, la decisión tomada hoy por Liam no le habrá sentado especialmente bien a la antigua estrella Disney.

Y es que un informante aseguraba a finales de la semana pasada que la cantante, quien se ha dejado ver estos días en actitud más que cariñosa con Kaitlynn Carter, no contemplaba todavía la posibilidad de divorciarse y, más grave todavía, la de que su marido estuviera pensando en acudir cuanto antes a los juzgados.

"Los dos necesitaban esta ruptura para tomarse un respiro y reflexionar sobre la situación tan mala que han atravesado con tantos desacuerdos. Pero Miley no quiere divorciarse y cree que Liam tampoco. Que hayan acordado pasar algo de tiempo separados no significa que su matrimonio esté muerto del todo", apuntaba un confidente a la revista People.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes