Libro busca ayudar a los niños a lidiar con la muerte de mascotas

ETIQUETAS

PORTLAND, Maine, EE.UU. (AP). Luego de que su adorado sabueso Sammy murió, la laureada periodista Barbara Walsh tuvo que ver cómo sus pequeñas hijas sufrían por la pérdida y hacían preguntas sin respuesta.

Walsh se dio cuenta de inmediato que había una historia que contar: Así nació su libro para niños "Sammy in the Sky", que ella espera que pueda ayudar a otras familias a lidiar con la muerte de una mascota.

Sin embargo, no fue fácil conseguir la publicación del libro, incluso después que Walsh convenció al prestigioso pintor Jamie Wyeth para que ilustrase sus páginas con imágenes en acuarela, acrílico y lápiz.

Agentes y editores se sentían aprensivos sobre el tema, pero Walsh y Wyeth no querían edulcorar el dolor que el libro describe.

"Los agentes no se atrevían a tocarlo. Me decían: 'Es demasiado triste, demasiado real'", dijo.

"Esa es precisamente la intención. No hay nada así publicado", respondió.

Sammy se convirtió en la primera mascota de la familia. El esposo de Walsh, Eric Conrad, lo compró de una perrera por 30 dólares cuando la familia vivía en la Florida. Sammy se convirtió en un querido miembro de la familia.

El perro era amoroso y paciente. Le lamió las mejillas a la recién nacida Emma cuando la trajeron del hospital. Dormía junto a su cuna.

"Ella jugaba a los doctores y lo vendaba y le ponía sombreros. El simplemente la dejaba. Ella dormía encima de él, como si fuese una almohada", dijo Walsh. "Era un sabueso increíble, gentil, que cuidaba de ella y Emma lo consideraba su mejor amigo".

Como todos los dueños de mascotas saben, todo eso llega a su fin. La familia, que para entonces vivía en Cape Elizabeth, Maine, descubrió un bulto en Sammy y los veterinarios le diagnosticaron cáncer, a la edad de 12 años.

Los padres le dijeron a las niñas que disfrutasen el tiempo que quedaba con él, porque no era mucho. La noche que murió en casa, Emma repitió las palabras de su padre: "Eres el mejor sabueso en todo el mundo".

Emma tenía cinco años y Nora tres.

Tras acabarse el llanto, Emma le preguntaba constantemente a sus padres por qué Sammy tuvo que irse y adónde fue su espíritu. A veces llegaba corriendo de la escuela y gritaba el nombre del perro, olvidándose por un momento que ya no estaba.

Nora a veces se ponía furiosa, agitando el puño al cielo y ordenándole a Sammy que regresase. Se preguntó en voz alta si había una escalera lo suficientemente alta como para llegar al cielo y poder traer a Sammy de regreso.

Walsh comenzó a tomar notas de esas expresiones desgarradoras.

Wyeth dice que le gustó el escrito de Walsh porque era real. "No es lindo, no es dulce. Es un poco arriesgado", dijo Wyeth, cuyas obras están expuestas en la Galería Nacional de Arte, la Biblioteca John F. Kennedy y el Museo de Arte Moderno, entre otros.

"Los perros son más importantes que la gente para mí, para serte sincero", dijo Wyeth. "La muerte de un perro me afecta más que la muerte de una persona ... Simplemente los veo como nuestros iguales, posiblemente superiores".

No se espera que "Sammy in the Sky" supere en ventas a "Marley and Me" _otro libro sobre un perro que fue llevado con gran éxito al cine_ pero le va bastante bien, La primera impresión vendió sus 10.000 ejemplares en un par de semanas. El libro está ahora en su tercera edición.

___

En internet:

http://barbarawalsh.net

Vive la adrenalina de la 7ma temporada