Lindsay Lohan corre semidesnuda por unos grandes almacenes

La presencia de la polémica Lindsay Lohan en los famosos grandes almacenes Selfridges (Londres) podría no haber pasado precisamente desapercibida para los cientos de compradores que habitualmente pasean por sus instalaciones, siempre que se confirme que la intérprete apareció en público semidesnuda durante unos minutos al salir abruptamente del cambiador en busca de sus asesores de estilo.

"Lindsay cogió algunos artículos y se dirigió directamente al probador para ver si le quedaban bien, pero para eso necesitaba también la ayuda de sus asistentes. Empezó a llamarles para que acudieran en su ayuda, y al ver que no respondían, decidió salir en ropa interior y buscarles por los alrededores.

Los miembros del equipo de seguridad del centro tuvieron que correr detrás de ella para taparla", reveló un testigo de la surrealista escena al diario The Sun.

Pese a las numerosas miradas de sorpresa que recibió del resto de la clientela, según la versión del citado testigo, la joven intérprete se habría tomado con humor su último encontronazo con la moral pública y, sin dejar de reírse en ningún momento, habría echado a correr por los pasillos en el momento en que se dio cuenta de que estaba siendo perseguida.

"Lindsay no podía dejar de reírse, porque era consciente de que la situación era completamente ridícula. En vez de pararse y dejar que los guardias cubrieran su cuerpo, salió a correr como despavorida pero sabiendo que, al final, acabaría metiéndose en un buen lío", añadió el mismo informante, quien asegura también que la artista canceló posteriormente su cita con un asesor de compras de la prestigiosa compañía.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes