Llantos y alegrías despiden al Rey del pop

LOS ANGELES (AFP). Con lágrimas en los ojos, Alisha Lorne recuerda cuando bailaba "Thriller". Hoy despide a su ídolo en el Staples Center de Los Angeles, atestado de miles de fanáticos que dan su último adios al Rey del pop en una zona sobrevolada por helicópteros.

"Quisiera guardar este recuerdo para siempre", dijo a la AFP Lorne, de 32 años, mientras esperaba en la fila para ingresar al estadio deportivo antes de que comenzara el acto conmemorativo para Jackson, transmitido a través de las pantallas de televisiones a millones de personas en el mundo.

Aunque algunos fanáticos tenían lágrimas en sus ojos, la mayoría tomó fotografías y aplaudió el ingreso de las estrellas del entretenimiento que participaban del homenaje.

El Staples Center está celosamente resguardado por helicópteros que lo sobrevuelan y centenares de policías que impiden la entrada a la zona a quienes no tengan una de las 17,500 preciadas entradas.

"Yo pensaba que iba a poder llegar hasta el estadio y tomar fotos. Este es un día histórico", lamentó Jairo Morales, un admirador del bailarín de 'moonwalk' de 35 años, habitante de Los Angeles que no obtuvo una entrada en el sorteo para el que se registraron 1,6 millones de personas.

Motoristas, vendedores de recuerdos y fanáticos incondicionales pasaban atónitos cerca de 11 elefantes asiáticos pertenecientes al circo Ringling Bros and Barnum and Bailey que desembarcaron en esta zona de Los Angeles poco antes del homenaje público al cantante en el Staples Center.

Los animales no tienen relación alguna con el homenaje estelar para despedir a Jackson, dijo a la AFP un portavoz del circo Andy Perez.

En las afueras del Staples Center decenas de vendedores intentaban sacar ganancias de este evento que concita la atención mundial ofreciendo camisetas, relojes, discos, DVD o pañuelos.

"Estoy acá desde anoche para asegurar el puesto", dice Stephen Walrus, quien montó un stand con objetos del Rey del pop.

"Hagamos negocio, no tenga vergüenza", le dice a una mujer que le compra una camiseta. Walrus agradecido le regala un pin con "el espíritu de Michael Jackson".

Para algunos, Jackson, fallecido el 25 de junio de un paro cardiaco, es un dios.

"Michael Jackson fue como Jesucristo. Jesús murió por nuestros pecados y nosotros matamos a Michael a través de lo que hicimos", dice Selah Flores, de 28 años, ataviada con una túnica blanca que solo deja ver su rostro y cargando una cruz de madera.

Otros aprovechan para protestar contra una persona que consideran "estaba enferma".

"El era un pervertido, y para esta gente es como un héroe. La sociedad está corrompida", dice Ben Phelps, de 33 años, que junto a un grupo de amigos cristianos llegó frente al Staples Center con pancartas que dicen "Jacko go to hell" (Jacko vete al infierno) y "God hates you" (Dios te odia) y "America is doomed" (América está condenada).

Muchas personas iban ataviadas de estricto negro, pero la gran mayoría prefirió celebrar al Rey del pop vistiendo alguna prenda de las que caracterizaban el vestuario del ícono, como un guante blanco, sombrero negro o la chaqueta roja del video de "Beat it".

Mientras la gente se acomodaba en las tribunas del estadio, sonaban los éxitos del ícono pop que vendió 750 millones de copias en vida, revolucionó la industria de los videos musicales y se aprontaba para volver a los escenarios antes de sufrir un paro cardiaco a los 50 años, el 25 de junio en Los Angeles.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes