Luisana Lopilato vuelve a sonreír

Parece que poco a poco la normalidad va regresando al hogar de Michael Bublé y Luisana Lopilato tras el duro golpe que supuso para toda la familia que a su hijo mayor, Noah, le fuera diagnosticado un cáncer con tan solo 3 años en noviembre de 2016.

En las últimas semanas la actriz argentina ha ido retomando gradualmente la actividad en todas sus redes sociales con el objetivo de promocionar su nueva película, 'Los que aman odian', tras decidir retirarse temporalmente de ellas para dedicar toda su atención a su retoño en la etapa más dura de su enfermedad.En su última actualización de Instagram, una plataforma en la que siempre se había mostrado muy activa, la esposa del cantante canadiense ha querido compartir por primera vez en varios meses un momento íntimo y familiar que pone de manifiesto el alivio y la felicidad que siente ahora que su primogénito se está recuperando favorablemente.

"Mientras él me tira arena, yo disfruto de sus carcajadas. #la familia primero #volver a reír #niño de mamá", reza el bonito mensaje con el que ha acompañado la mencionada imagen, que la retrata jugando en la playa con su hijo menor Elias (1) -fruto también de su matrimonio de siete años con Bublé- y riendo despreocupadamente como no lo hacía desde hace tiempo.

A mediados de abril, y después de anunciar emocionada durante un encuentro con los medios que Noah ya había superado el cáncer, la intérprete quiso aprovechar su vuelta a la esfera virtual para agradecer el apoyo recibido mientras su pequeño se sometía a un tratamiento médico en Estados Unidos que finalmente parece haber resultado todo un éxito.

"Tengo la necesidad de multiplicar hasta el infinito mi agradecimiento ante tantas expresiones de amor. Desde que llegué a la Argentina no dejo de recibir demostraciones de cariño que me llegan a lo más profundo del corazón. Me siento bendecida y abrazada por la maravillosa energía que recibo a través de los buenos deseos y de las oraciones de tanta gente. Hoy quiero dedicarle un gracias de corazón a cada una de las personas que me dio fuerza cuando más la necesitaba. El amor de la gente es uno de los regalos más maravillosos que me ha dado mi profesión, es por eso que hoy más que nunca quiero decir GRACIAS. Gracias por acompañarme en el dolor, gracias por celebrar mi felicidad, gracias por ser parte de mi vida (sic)", escribía entonces.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes