Lynne Spears: Britney sigue siendo mi niñita valiente

NUEVA YORK (AP). La madre de Britney Spears dice que la cantante ha superado la pesadilla de la prensa sensacionalista y cree que poco a poco está recuperando su "gloriosa voz".

Lynne Spears escribe sobre su famosa hija y su otra niña célebre, Jamie Lynn, en "Through the Storm" (A través de la tormenta), que sale a la venta el 16 de septiembre bajo el sello Thomas Nelson. La Associated Press obtuvo un ejemplar previamente.

El libro de 211 páginas, que incluye varias con fotografías de la familia, sigue la vida de Britney Spears desde sus precoces primeros años (ya bailaba y cantaba a la edad de 3) hasta su explosivo ascenso a la fama y su casi trágica caída y su adicción a las pastillas.

Lynne Spears describe a la joven Britney como una niña segura y sociable cuyos talentos eran tan obvios que amigos de la familia insistían en que llegaría a actuar en Broadway. Spears rechaza la idea de que empujó a Britney a la industria del espectáculo; dice que la cantante siempre estuvo enfocada en sus logros y que ensayaba constantemente con música de Madonna, Whitney Houston y otros.

En "Through the Storm", Lynne Spears se presenta a sí misma como una madre amorosa y desinteresada (dejó su trabajo como maestra de una escuela por el bien de su hija) pero cada vez más impotente. Tras el exitoso debut de Britney Spears con "...Baby One More Time", Lynne Spears dice sintió que estaba perdiendo el control cuando en 1999 su hija apareció en una sugestiva portada de la revista Rolling Stone, en ropa interior.

Lynne Spears relata su "indignación y consternación" al ver a su hija rasurarse la cabeza, casarse brevemente con su amigo de la infancia Jason Alexander y luego con el bailarín y rapero Kevin Federline, y luego su muy seguida batalla por la custodia de sus dos hijos. También recuerda haber sentido como un "golpe en el estómago" al enterarse que Jamie Lynn Spears había quedado embarazada a los 16 años.

Alaba a Federline como un "papá cariñoso" y dice que Britney es "una madre increíble", pero sólo cuando está bien. También escribe afectuosamente del ex novio de su hija, Justin Timberlake, pero dice que la naturaleza terca de la joven pareja influyó en su separación.

La familia pisó fondo en los últimos dos años con el comportamiento cada vez más perturbador de Britney Spears y sus días drogada en su casa de Malibú, California. Lynne Spears describe su consternación al decirle el entonces manager de su hija Sam Lufti que estaba triturando pastillas y poniéndolas en la comida de Britney con la idea de inducirla a un coma que le permitiera a los doctores curarla de todas sus adicciones.

Britney Spears fue hospitalizada dos veces este año, la segunda vez en febrero, cuando paramédicos la trasladaron a la unidad psiquiátrica del Centro Médico UCLA (Universidad de California en Los Angeles). Su madre dice que ahí finalmente recibió el cuidado que necesitaba.

Fue, según Lynne Spears, un "momento decisivo" para toda la familia.

El domingo por la noche Britney Spears claramente se recuperó del fiasco del año pasado en la ceremonia de los premios MTV a los Videos Musicales, cuando ofreció una mediocre interpretación de "Gimme More". En esta ocasión, la artista se llevó tres galardones, incluido el de video del año.

"¡Caramba! Gracias. Estoy en shock. No me esperaba esto", dijo una espectacular Spears, en un vestido plateado, al aceptar su tercer trofeo por "Piece of Me".

Madre e hija están cerca nuevamente, dice Lynne Spears, y Britney sigue siendo la "niñita valiente que le cantaba a los cielos".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes