Madonna aún espera adoptar niña en Malaui

BLANTYRE, Malaui (AP). Madonna dijo a un diario en Malaui que a pesar de los obstáculos legales aún desea adoptar una niña de la empobrecida nación africana para educarla y darle el poder de ayudar a otros en este país.

La estrella pop estadounidense dijo a The Nation que apelaría la decisión de la corte de que no cumple con los requisitos para adoptar a la huérfana de 3 años Chifundo "Mercy" James porque no ha vivido en Malaui.

"Quiero proporcionarle a Mercy un hogar, un ambiente amoroso de familia y la mejor educación y cuidado de salud posibles", expresó en una entrevista vía e-mail al periódico.

"Mi esperanza es que ella, al igual que David, algún día regrese a Malaui y ayude a su pueblo", dijo Madonna a The Nation el domingo.

El lunes la oficina de Madonna confirmó la entrevista y las citas de la artista.

Madonna conoció tanto a David como a Mercy en un orfanato en el 2006. Logró salir del país casi de inmediato con David y la adopción del niño ya quedó formalizada.

Pero sus planes de llevarse consigo a Mercy el mes pasado se frustraron cuando el juez Esme Chombo dijo que la cantante no cumplía con la estricta definición de "residente" de Malaui.

Apuntando que Madonna visitó Malaui por última vez en el 2008, el juez dijo que la artista "arribó al país el fin de semana apenas días antes de la audiencia de esta solicitud".

Malaui exige que los prospectos padres vivan en el país por entre 18 y 24 meses mientras las autoridades de bienestar infantil estudian sus capacidades, una regla que se pasó por alto en el 2006, cuando Madonna obtuvo un permiso para llevarse a David a Londres. Madonna tiene otros dos hijos, Lourdes, de 12 años, y Rocco, de 8.

No se ha fijado fecha para una audiencia de apelación del fallo.

Madonna dijo que no diría nada más por el momento, pero agradeció el apoyo de sus amigos en Malaui y alrededor del mundo.

Madonna dirige una fundación benéfica, Raising Malawi, para ayudar a alimentar, educar y proveer atención médica a algunos de los más de un millón de huérfanos malauianos, la mitad de los cuales perdieron a sus padres a causa del sida.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes