Mark Wahlberg 'entiende mejor' a las mujeres gracias a sus hijas

Hace 10 años el actor Mark Wahlberg no podía dejar de temblar ante la idea de que su primogénita -la pequeña Ella- pudiera ser una niña, ya que en ese momento pensaba que le costaría menos establecer un estrecho vínculo afectivo con un hijo varón. Sin embargo, el paso del tiempo y el hecho de disfrutar actualmente de una familia numerosa con su mujer Rhea Durham -compuesta por dos niños y dos niñas- le ha hecho darse cuenta de que el amor que siente por su prole no tiene nada que ver con el sexo de cada uno de sus vástagos.

"Cuando me enteré de que iba a tener una niña, el estómago me dio un vuelco y empecé a ponerme muy nervioso. Pensaba que no iba a ser capaz de conectar con ella como lo habría hecho si hubiera sido un niño. Mi madre me dijo que me merecía algo así, porque eso me obligaría a comprender mejor a las mujeres. Ahora soy consciente de que el amor que sientes por tus hijos es incondicional, y que eso no depende realmente de si son chicos o chicas", se sinceró el guapo intérprete en la revista GQ, antes de acreditar a sus hijas Ella y Grace como las responsables de la gran empatía que ahora experimenta con el universo femenino.

"Mi relación con las mujeres ha mejorado notablemente desde que soy padre de dos niñas, aunque estar casado con una mujer maravillosa también ha ayudado. Tengo un vínculo maravilloso con mis pequeñas, y creo que ahora comprendo mejor la psicología de las mujeres", añadió.Aunque en el terreno afectivo no hace distinciones de género entre sus hijos, en lo que respecta a las reglas de convivencia Mark Wahlberg admite ser mucho más estricto con las niñas y "extremadamente sobreprotector" en relación a todo lo que les concierne.

Tanto es así, que en ocasiones se ve obligado a separarlos en parejas a la hora de exponerlos a determinados contenidos televisivos."Mi mujer es inflexible con todos ellos cuando se les ocurre pasarse de la raya, pero reconozco que yo tengo criterios educativos diferentes para los chicos y para las chicas. Por ejemplo, a mis hijos prácticamente les dejo ver de todo en la televisión, mientras que con ellas soy extremadamente protector. Normalmente tengo que separarles cuando ellos quieren ver películas de miedo o que muestren algo de violencia, porque jamás permitiría que ellas sufrieran con ese tipo de programas", apuntó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes