Matt Damon cree que la idea del matrimonio es 'una locura'

Aunque Matt Damon y su mujer Luciana Barroso protagonizan una de las historias de amor más longevas y sólidas de la meca del cine, el popular actor está convencido de que la institución del matrimonio y todo lo que conlleva comprometerse con alguien para toda la vida es, "objetivamente hablando", una "locura" difícil de comprender desde una perspectiva puramente lógica.

"Creo que el matrimonio es en sí mismo algo difícil de sostener, ya que estamos hablando de compartir toda tu vida con una persona que debe serlo todo para ti y con la que tienes que tomar las decisiones más importantes de tu existencia. Objetivamente hablando es una locura prestarte a hacer algo así", aseguró el guapo intérprete antes de matizar que su visión filosófica sobre el matrimonio, sin embargo, no tiene nada que ver con su caso particular.

"No, la verdad es que la idea del matrimonio no me entusiasma, lo que me encanta es estar casado con una mujer como la mía, por la que estaría dispuesto a hacer cualquier cosa, y esa es la diferencia. Haberla encontrado es el mayor golpe de suerte que he tenido en mi vida", añadió el astro de Hollywood en una entrevista al diario The Telegraph que le ha llevado a hacer un repaso a sus más de 11 años de vida en común con la argentina.

La pareja se conoció en el año 2002 cuando el famoso artista se encontraba inmerso en el rodaje de la comedia 'Pegado a ti' y, durante un breve descanso, se presentó en el establecimiento donde trabajaba Luciana de camarera para tomar un café. El flechazo, aunque no fue instantáneo, acabó desembocando en un intenso romance que les ha dado a ambos tres adorables hijas -Isabella (9), Gia (7) y Stella (5)-, sin contar a la joven Alexia Barroso (15) a quien Matt trata como si fuera su primogénita.

A pesar de que sus múltiples compromisos profesionales le obligan a recorrer el mundo de forma constante, Matt Damon siempre hace todo lo posible por compaginar su carrera cinematográfica con sus responsabilidades familiares. En consecuencia, siempre que le resulta posible se lleva a su mujer y a sus hijas en sus viajes de trabajo con la esperanza de poder sacar algo de tiempo libre y hacer turismo con ellas.

"Me encanta llevarme a mi mujer y a mis niñas en muchos de los viajes que tengo que hacer al año, porque creo que es muy importante para la educación de mis hijas que entiendan que el mundo es diverso y que absorban todas esas diferencias culturales.

Uno de los problemas que tiene Estados Unidos es que somos un país demasiado aislado y eso da pie a que gente como Donald Trump proponga levantar muros por miedo a los extranjeros. Quiero que ellas sean tolerantes, y para eso tienen que conocer tantos países como les sea posible", apuntó en la misma conversación.

En otras ocasiones es el actor el que tiene que tomar un vuelo regular para volver a casa con su familia y disfrutar de unos días de descanso en compañía de sus seres más queridos.

"Con mi mujer establecí la regla de que como mucho podíamos estar solo 15 días separados, y casi nunca la rompemos. Cuando cumples 40 años, el tiempo se vuelve algo muy preciado y esos momentos en los que estamos separados se hacen muy duros", admitía recientemente a la revista Madame Figaro.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes