Michael Fassbender se toma las malas críticas con filosofía

Puede que el actor Michael Fassbender sea uno de los intérpretes más aclamados y demandados de la industria cinematográfica actual, pero eso no significa que algunas de sus películas se hayan salvado de una fría acogida por parte de los expertos, cuando no de su más abierta hostilidad.

Pero incluso en esos casos, el artista de origen irlandés y alemán trata siempre de mirar el lado positivo de las cosas y tomarse las malas criticas como una fuente de motivación adicional para seguir desarrollando sus habilidades interpretativas, al margen del golpe que para su autoestima pueda desprenderse de la afilada escritura de sus detractores.

"Trato de procesarlas lo mejor que puedo, ya que no siempre implican un fracaso por mi parte. Me escuece un poco leer malas críticas, no lo voy a negar, pero me siento orgulloso de tener mi propio criterio a la hora de juzgar mi trabajo. Creo que en esta profesión tienes que ser robusto, y yo siempre he sido exigente conmigo mismo desde mis tiempos de estudiante", se sincera el artista a la edición británica del Huffington Post.

Buena parte de esa combinación de ambición y humildad que derrocha a la hora de reflexionar sobre su prolífica carrera interpretativa es atribuida por el propio Fassbender a los útiles consejos que de joven recibió de sus progenitores, quienes le animaron a entregarse al máximo ante cualquier reto que se propusiera en la vida.

"El mejor consejo que me han dado en la vida viene de mis padres, que me dijeron en su momento: 'Para cualquier cosa que decidas hacer en la vida, y la elección siempre será tuya y solo tuya, da lo mejor de ti mismo, el 100%. Si crees en una buena idea, ten fe y cree en ti mismo'", reveló en la misma conversación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes