Miguel Ángel Silvestre agradece a Almodóvar por enseñarle su lado "femenino"

Al margen del rotundo éxito que ha cosechado con su participación en la popular serie de Netflix 'Sense 8', que le ha llevado a ponerse a las órdenes de las reputadas hermanas Wachowski para interpretar a un rudo actor que vive un romance secreto con otro hombre, el actor Miguel Ángel Silvestre reconoce ahora que lo más satisfactorio de la experiencia reside realmente en la oportunidad que le ha brindado de aplicar con maestría una de las muchas lecciones que le brindó el cineasta Pedro Almodóvar.

"Los actores a los que más admiro son aquellos que aceptan y proyectan tanto su lado masculino como el femenino. Pedro me dijo [durante el rodaje de 'Los Amantes Pasajeros' en 2013] que debería dedicar mucho tiempo a ver películas de Cary Grant, porque él era capaz de hacerlo con naturalidad y elegancia. Los dos planos están presentes en su actuación, hay masculinidad, pero también dulzura y sutileza", expresó el castellonense en conversación con la revista Metrosource.

Además de haberle ayudado a consolidar su carrera interpretativa en un mercado tan competitivo como el estadounidense, las creadoras de la producción que le ha lanzado al estrellato al otro lado del charco son las responsables de que Miguel Ángel haya descubierto también el poder de la improvisación a la hora de crear escenas memorables que dejen profundamente impactado al público.

"Lana no es una mujer perfeccionista ni precisa, de hecho no le gusta hacer demasiados ensayos. Prefiere quedarse detrás de la cámara y decirnos: 'Vamos a hacerlo de esta manera, vamos a intentar algo diferente'. Siempre está esperando que algo ocurra de forma espontánea y la deje sorprendida. Y si hace falta, luego hará todo lo contrario", asegura en la entrevista.

Aunque 'Sense 8' se enmarca en el género de la ciencia ficción y aborda un fenómeno en principio fantasioso como la posibilidad de que un grupo de personas ubicadas en distintos puntos del planeta estén conectadas telepáticamente, el guapo intérprete no ha dudado en remarcar el trasfondo de compromiso político y social que tiene la serie, que lanza un poderoso alegato en defensa de tolerancia sexual y el hermanamiento entre culturas.

"Lo que importa aquí es el amor. Uno de mis escritores españoles favoritos, Federico García Lorca, que era gay y murió durante la guerra civil, escribió una obra llamada 'Bodas de sangre'. En ella, hay una frase demoledora que dice: 'Cuando el amor llega a los centros, no hay quien lo arranque'. Igual que no puedes discutir con el sol o evitar que llueva, tampoco puedes luchar contra el amor, el deseo, esa es nuestra verdadera naturaleza", reflexiona sobre la necesidad de acabar con la discriminación y los prejuicios contra el diferente.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes